PUBLICIDAD

Noticias Mascotas

Tener mascota potencia la autoestima y el desarrollo de los niños

Los niños que se crían junto a mascotas, especialmente si conviven con perros o gatos, son más propensos a fortalecer su autoestima y a ser menos solitarios, y suelen desarrollar mejor sus habilidades sociales.
Niños jugando con su perro en el jardín

Los perros y gatos son los animales que más beneficios aportan porque son los que más interacción ofrecen.

21 de Marzo de 2017

El perro, conocido cariñosamente como guau guau por la mayoría de los niños, suele ser la mascota preferida de muchos, de hecho, en España uno de cada cuatro hogares tiene uno. Pero lo que seguramente muchos padres no saben es que ese guau guau puede haber sido el mejor regalo para sus hijos. Y es que, según un estudio realizado por la Universidad de Liverpool, la convivencia con una mascota puede favorecer el desarrollo de los más pequeños. Concretamente, el hecho de crecer junto a un can o un gato les puede aportar beneficios emocionales, sociales y formativos.

Los perros y los gatos son los animales domésticos que más apoyo social aportan, debido quizás a que presentan mayor nivel de interacción y reciprocidad que otras mascotas

Los resultados de esta investigación, que ha sido publicada en la revista Environmental Research and Public Health, revelan que los menores que se crían junto a animales domésticos son más propensos a fortalecer su autoestima, a ser menos solitarios y, por ende, a desarrollar mejor sus habilidades sociales. La líder de este proyecto, Carri Westgarth, afirma que cualquier persona que haya amado a una mascota y haya crecido junto a ella, es capaz de apreciar de forma natural el valor de su compañía.

Según este trabajo, por debajo de los seis años de edad es cuando los beneficios de convivir con un animal doméstico pueden ser mayores, aunque también son importantes en niños preadolescentes y adolescentes. Rebecca Purewal, autora principal del estudio, ha explicado que se suele considerar a perros y gatos como los animales de compañía que proporcionan un mayor apoyo social, posiblemente porque su nivel de interacción y reciprocidad con los seres humanos es superior en comparación con el de otro tipo de mascotas.

Además, los beneficios de criarse junto a una mascota no son solo psicológicos, sino que un animal doméstico también puede ayudar al organismo de los más pequeños. Según una investigación del Journal of the American Association, presentada en el 2002, los menores que conviven con perros o gatos presentan un 50% menos riesgo de padecer alergias en un futuro respecto a los niños que no tienen ninguna mascota en casa.

Beneficios de convivir con una mascota según la edad del niño

La convivencia con mascotas en el hogar es buena para niños y adolescentes, y proporciona beneficios específicos dependiendo de la edad del menor. Así:

  • Cuando son bebés y empiezan a caminar: en esta etapa de crecimiento, la mascota puede favorecer el desarrollo cognitivo de los más pequeños, pues estos, a través de aspectos sensoriales, aprenden de los animales.
  • Niños en etapa preescolar: la relación entre una mascota y un menor es muy favorecedora en esta etapa. Seguramente el pequeño desarrollará mejor el sentido de la empatía que otros menores sin mascota y, por tanto, se potenciará su evolución socioemocional.
  • Niños más mayores (preadolescencia y adolescencia): Debido a que los animales domésticos requieren de un cuidado, aquellos adolescentes que tienen a uno en casa son más proclives a desarrollar un sentido de la responsabilidad superior respecto a los que no tienen mascotas en casa.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

51%
de los chicos y el 69% de las chicas padecen problemas de espalda antes de cumplir 15 años
'Fuente: 'Red Española de Investigadores en Dolencias de la Espalda (REIDE)''