PUBLICIDAD

Salud al día
Pericarditis
El pericardio envuelve al corazón y lo separa de las estructuras vecinas. Su inflamación se conoce como pericarditis, la cual puede impedir un correcto funcionamiento cardíaco y tener consecuencias fatales.
Escrito por Miguel Vacas, Residente de Medicina Interna del Hospital Universitario Príncipe de Asturias

Síntomas de la pericarditis

La triada de síntomas típica de la pericarditis aguda se compone de dolor torácico, roce pericárdico y fiebre. Sin embargo, esta enfermedad puede manifestarse a través de síntomas muy variados:

  • Dolor torácico: el dolor pericárdico se suele localizar en la parte central del pecho, irradiándose en ocasiones hacia el cuello, la espalda o los hombros. Puede ser opresivo o manifestarse como sensación de quemazón y su intensidad (desde muy leve hasta muy intenso) y duración (horas a días) son muy variables. Aumenta de manera característica con la tos, con la respiración profunda y al acostarse en posición horizontal, pudiendo mejorar al sentarse erguido y al inclinarse hacia delante.
  • Roce pericárdico: al auscultar el corazón con el fonendoscopio el médico puede oír un ruido típico de la pericarditis aguda llamado roce pericárdico. Sin embargo, este ruido no se escucha en todos los pacientes con inflamación del pericardio, o puede escucharse solo en alguna etapa de la evolución de la enfermedad.
  • Fiebre (temperatura corporal mayor de 38ºC) y con mayor frecuencia febrícula.
  • Derrame pericárdico: la inflamación del pericardio puede producir que se acumule líquido en la cavidad pericárdica. Los síntomas producidos por este fenómeno dependerán de la cantidad y de la velocidad con que se acumule el líquido en el saco pericárdico. Puede llegar a causar taponamiento cardíaco, que es un síndrome producido por un aumento de la presión intracardíaca secundario al acúmulo de líquido en el saco pericárdico, lo que dificulta el llenado del corazón y su correcto funcionamiento. Puede llegar a producir la muerte.
  • Derrame pleural: en la auscultación pulmonar también se pueden escuchar otros ruidos llamados crepitantes que indican la existencia de derrame en el espacio pleural (la pleura es una membrana que rodea los pulmones).
  • Dificultad para respirar.
  • Tos seca.
  • Fatiga.
  • Ansiedad.

Actualizado: 15 de Diciembre de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Miguel Vacas

Residente de Medicina Interna del Hospital Universitario Príncipe de Asturias
Miguel Vacas

PUBLICIDAD

Salud en cifras

10%
de la población española sufre dermatitis atópica
'Fuente: 'XII Congreso Mundial de Dermatología Pediátrica y la Asociación Española de Pacientes y Familiares de Dermatitis Atópica’'

PUBLICIDAD