PCR (Reacción en cadena de la polimerasa)
La reacción en cadena de la polimerasa (PCR) es una técnica de laboratorio que permite amplificar pequeños fragmentos de ADN para identificar gérmenes microscópicos que causan enfermedades, como el coronavirus.

Qué es la PCR

Actualizado: 21 de septiembre de 2020

PCR son las siglas por las que se conoce a la reacción en cadena de la polimerasa (en inglés Polymerase Chain Reaction), una técnica científica avanzada que fue inventada por el bioquímico estadounidense Kary Mullis en 1985, y que le valió el Premio Nobel de Medicina en el año 93, y que se basa en las características de estabilidad al calor de una enzima polimerasa. Esta técnica permite amplificar pequeñas regiones específicas del ADN en laboratorio. Es decir, consigue que un pequeño segmento de ADN que pasaría desapercibido en un análisis cualquiera se multiplique millones de veces y así sea fácil de detectar.

Gracias a esta técnica se han podido realizar estudios genéticos en cualquier campo de la ciencia. Por ejemplo, se utiliza diariamente para la identificación de cadáveres o en el estudio de escenas del crimen para buscar rastros del culpable. También se emplea en la biología, para identificar cadenas genéticas de plantas, animales o, sobre todo, microorganismos. En la medicina se reúne la experiencia de todos esos campos y se usa principalmente para identificar gérmenes agresores que se encuentran en nuestro organismo.

En alguno casos, como en la actual epidemia de coronavirus SARS-CoV-2, se están empleando las PCR para detectar, confirmar o descartar la presencia del coronavirus en el organismo, ya que, como decimos, esta prueba de diagnóstico permite localizar y ampificar un fragmento del material genético de un patógeno o microorganismo, que en el caso del coronavirus es una molécula de ARN.

Cuando se desarrolló la prueba de la PCR por primera vez se trataba de una técnica cara y algo engorrosa de realizar, pero pronto se generalizó su uso y se empezaron a desarrollar equipos sencillos y muy baratos que se utilizan todavía hoy en muchos centros diagnósticos y laboratorios de Microbiología de hospitales y universidades. 

PCR

Además, se han diseñado PCR más específicas que se pueden elegir según sea la muestra a estudio. Los diferentes tipos de PCR, además de la básica, son:

  • PCR anidada: consigue amplificar muestras mínimas de ADN a miles de millones de fragmentos. Es capaz por lo tanto de detectar trazos minúsculos.
  • PCR in situ: permite la detección de ADN en el mismo lugar de la muestra, sin tener que procesarla primero con técnicas de laboratorio. Se suele utilizar para biopsias o raspados de células.
  • PCR múltiple: con este tipo de PCR se consiguen detectar varios trazos de ADN a la vez y con una sola muestra.
  • PCR con transcriptasa inversa: en este caso se utilizan cadenas de ARN para detectar moldes de ADN. Se utiliza la enzima transcriptasa inversa, la misma que utiliza el VIH entre otros virus.
  • PCR en tiempo real o PCR cuantitativa: se añade un componente fluorescente que permite medir la luz. A más luz, más cantidad del ADN detectado.

PCR y diagnóstico del coronavirus

Para entender un poco mejor su aplicación en la detección del coronavirus SARS-COV-2 y diagnóstico del COVID-19, Inmaculada Casas, investigadora del Área de Virología del Centro Nacional de Microbiología del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), nos explica que si tras el análisis en un laboratorio de una muestra respiratoria de una persona sospechosa de estar infectada, la prueba detecta ARN del virus, el resultado es positivo y se confirma que está infectada por el SARS-CoV-2. Mientras que si la técnica de PCR no detecta el material genético del virus, significaría que esa persona no estaría infectada. En cualquier caso, cuando hay una sospecha clínica importante se debe realizar otra prueba para asegurar que el paciente no está infectado por el coronavirus. 

Usadas desde el inicio de la epidemia para la detección de pacientes con COVID-19, la PCR es una prueba que tiene ciertas ventajas:

  • Tiene una alta especificidad, ya que puede diferenciar entre dos microorganismos muy cercanos evolutivamente.
  • Tiene una alta sensibilidad, ya que puede detectar cantidades de 20 copias/ml, o incluso menos, de material genético viral.
  • Y es precoz porque se detecta virus en las primeras fases de la infección respiratoria.

Sin embargo, también presenta algunas desventajas en la lucha contra el coronavirus, ya que presenta cierto grado de complejidad, por lo que necesita personal entrenado y preparado para su realización, y el tiempo en el que se obtienen los resultados para saber si el paciente está o no infectado es de varias horas –por los pocos minutos que se tarda en obtener un resultado con los nuevos test rápidos–. En el siguiente enlace te explicamos las diferencias entre la PCR y los test rápidos para el diagnóstico del coronavirus.

Creado: 21 de marzo de 2014

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD