PUBLICIDAD

Tercera edad
Derechos de los abuelos sobre los nietos
Un divorcio, el fallecimiento de uno de los padres, o un distanciamiento en la familia, pueden originar la separación de abuelos y nietos. Ante esta situación, los mayores están respaldados por los siguientes derechos.
Escrito por Marina García, Periodista, experta en salud y tercera edad

Cómo puede un abuelo reclamar ver a su nieto

Legalmente los abuelos pueden denunciar una situación en la que se les están limitando las visitas a sus nietos. Sin embargo, la falta de conocimiento, el no querer agravar la relación con los hijos, o el miedo a distanciarse aún más de sus nietos conlleva que no siempre se tomen las medidas legales pertinentes para hacerlo. Para ayudarles en este sentido existen asociaciones como Abuelos Separados por sus Padres, en las que se atienden los casos de forma personalizada en busca de la mejor solución.

Como explica su presidenta, Guadalupe de la Fuente, lo primero que hacen en la entidad es escuchar a los mayores para valorar la opción más adecuada para su caso, y explicarles los pasos que deberían seguir. “Generalmente intentamos que se produzca una mediación. Si el abuelo y los hijos quieren, la hacemos desde la asociación con profesionales acreditados para ello, o bien les derivamos a un Centro de atención a la familia, donde también hay mediadores”. Cuando no es posible llegar a un acuerdo, la siguiente vía es la judicial, donde también les ayudan desde la asociación con el asesoramiento de abogados.

Vía judicial para solicitar visitas a los nietos

Cuando se toma la decisión de seguir la vía judicial, el primer paso es interponer una demanda, alegando como motivo la imposibilidad de ver a los nietos, ya sea por el divorcio de los padres, por fallecimiento del hijo, o por extorsión de los propios hijos. Como explican desde la asociación, generalmente la otra parte solicita un informe psicosocial que valore el estado del abuelo, para que después sea citado a juicio.

“Entre la interposición de la demanda y celebración del juicio pueden pasar entre diez meses a un año y medio. Si el abuelo/a tiene alguna enfermedad latente, puede producirse el deceso entre la interposición de la demanda y el juicio” indica Guadalupe; y aunque no es un proceso fácil para los abuelos porque “son muy estresantes y les producen una serie de alteraciones psicosomáticas como estrés, insomnio, falta de apetito, depresión, etcétera; curiosamente, una vez que vuelven a tener relación con los niños, desaparecen de forma inmediata”, por lo que merece mucho la pena continuar con el trámite.

Cuando un abuelo decide poner una demanda para poder ver a sus nietos, lo que pide es un régimen de visitas para que legalmente disponga de un tiempo determinado para estar con los pequeños. Para determinar cuál es el régimen más apropiado, si el magistrado lo ve necesario, se suele realizar un informe, contemplando una serie de factores como la edad del menor, las circunstancias de la familia, y el tipo de custodia de los padres, entre otros.

A continuación es el juez quien determina este régimen, que puede ser desde dos horas al mes, un número determinado de días completos, o un fin de semana al mes con pernocta, entre otros, o incluso denegarlo. Desde la Asociación Abuelos Separados por sus Padres se reivindica que algunas resoluciones, como el otorgar dos horas al mes, se considere un tiempo insuficiente para que un abuelo tenga relación con sus nietos, por lo que, cuando se otorga, intentan recurrir a segunda instancia.

Actualizado: 1 de Marzo de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Marina García

Periodista, experta en salud y tercera edad
Marina García

PUBLICIDAD

Salud en cifras

60%
más síntomas de fragilidad tienen los mayores de 65 años que son fumadores
'Fuente: 'University College de Londres (Reino Unido)’'

PUBLICIDAD