PUBLICIDAD

Ejercicios en el agua para personas mayores
Los ejercicios acuáticos son especialmente recomendables para ayudarnos a mantener un buen estado de salud en la tercera edad. Conoce sus beneficios, y las siete mejores opciones para ejercitarte en el agua sin riesgos.
Escrito por Marina García, Periodista, experta en salud y tercera edad

Ventajas y beneficios de hacer ejercicios en el agua para los mayores

Como ya habrás leído en numerosos artículos, o has comprobado por ti mismo, realizar ejercicio físico durante la vejez resulta muy beneficioso tanto para tu salud física, como mental. Además de ayudarte a estar en forma y más ágil, y a controlar tu peso, favorece la prevención de enfermedades como las cardiovasculares, la diabetes, el cáncer o el alzhéimer; y a esto también hay que sumarle que mejora tu estado de ánimo porque durante su práctica liberas endorfinas (la hormona de la felicidad), y te permite estar en contacto con otras personas, tener una motivación y salir de casa.

Eso sí, para realizar ejercicio físico primero debemos saber cómo está nuestra salud y cuál es nuestra capacidad física, y elegir la actividad que mejor se adapte a nuestras características. Dentro del amplio abanico de posibilidades, el ejercicio en el medio acuático o aquafitness suele ser muy recomendable para las personas mayores por diferentes motivos, que te explicamos.

Ventajas de realizar ejercicios en el agua para los adultos mayores

Si te gusta el agua, ya tienes una gran razón para practicar ejercicio en este medio, pero es que además vas notar que aporta otra serie de ventajas si lo comparamos con realizar otras actividades sobre tierra firme. Entre ellas podemos destacar:

  • Menos esfuerzo: en el agua se reduce prácticamente toda la fuerza que la gravedad ejerce sobre nuestro cuerpo, por lo que podemos movernos con más facilidad y esforzándonos menos.
  • Alivio para las articulaciones: dentro del agua estamos flotando, o casi flotando en el caso de que usemos algún tipo de peso que nos empuje  hacia el fondo, por lo que nuestras articulaciones no soportan nuestro peso ni sienten presión, algo que agradecen especialmente las personas con algún problema reumático.
  • Se reduce el riesgo de lesiones: estamos más seguros, porque incluso sin saber nadar bien podemos ejercitarnos en una piscina con poca profundidad, o en la orilla del mar, sin riesgo de ahogarnos, y en el caso de caernos, no será tan traumático como hacerlo sobre una superficie firme. Aun así, debemos ser conscientes de nuestras limitaciones y no intentar hacer ejercicios nos resulten incómodos y nos obliguen a realizar un sobresfuerzo, porque esto nos acarrearía más problemas, incluso graves, que beneficios para la salud.
  • Sensación de relajación: siempre que la temperatura del agua sea óptima, es decir, en torno a los 27-31 ºC, vamos a notar una sensación placentera y de relajación.
  • Mayor facilidad para ejercitar los músculos: nos resulta más fácil realizar ejercicios, tanto los aeróbicos, como los de fuerza, porque nuestras articulaciones sufren menos. Además, solo con la resistencia que genera el agua al movernos dentro de ella, ya estamos ejercitando nuestros músculos.
  • Control de la temperatura corporal: el hecho de estar en el agua evita que se experimenten cambios drásticos de temperatura y previene así que el individuo pueda sufrir un golpe de calor.
Dos personas mayores en le piscina haciendo ejercicios acuáticos

Beneficios de los ejercicios acuáticos para la tercera edad

Numerosos estudios indican los beneficios de realizar ejercicio físico dentro del agua, pero por hacer mención a uno podemos destacar el realizado por la Universidad Federal de Sao Paulo de Brasil y que fue publicado en la revista Geriatrics Gerontology International. Para llevarlo a cabo se tomó como muestra a un grupo de mujeres mayores que no realizaban ningún tipo de ejercicio físico.

Algunas de ellas se ejercitaron en el agua, y otras sobre superficie firme, en ambos casos durante 12 semanas. Una vez finalizó este periodo, todas ellas habían mejorado su capacidad aeróbica, y mostraban mayor grado de flexibilidad y elasticidad, pero lo que marcó la diferencia es que las que habían hecho ejercicios acuáticos mostraban una mayor capacidad cardiorrespiratoria y habían mejorado su sistema músculo esquelético, algo que resulta muy importante para la salud de los mayores.

A estos beneficios también hay que añadir que realizar este tipo de actividades en la piscina o en el mar:

  • Evita la retención de líquidos.
  • Mejora la circulación sanguínea.
  • Favorece la oxigenación del organismo.
  • Ayuda a controlar la tensión arterial.
  • Aumenta la capacidad de ventilación, aunque las personas con problemas respiratorios graves previamente se deben asegurar de que pueden ejercitarse en el agua.
  • Aumenta la agilidad y la rapidez de movimientos.
  • Ayuda a tener un mejor equilibrio y, por tanto, a evitar caídas.

Actualizado: 9 de Julio de 2019

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD