PUBLICIDAD

Rizartrosis, la artrosis del pulgar
El desgaste de la articulación que une el dedo pulgar de la mano con la muñeca da lugar a la rizartrosis o artrosis del pulgar, frecuente en los mayores de 65 años. Conoce sus señales de alerta y consejos para reducir sus efectos.
Escrito por Marina García, Periodista, experta en salud y tercera edad

Qué es la rizartrosis y cuáles son sus causas

Rizartrosis

La artrosis se origina cuando se desgasta el cartílago articular –que recubre la articulación–, siendo especialmente común en la columna cervical y lumbar, y en las articulaciones del hombro, la cadera, la rodilla y los dedos de las manos, como la articulación trapeciometacarpiana, la cual se encuentra en el dedo pulgar y le une con la muñeca. En concreto, la degeneración articular en esta zona surge entre la base del primer metacarpiano y el hueso trapecio de la muñeca, y es lo que se conoce como rizartrosis.

Las enfermedades reumáticas como la rizartrosis tienen una alta prevalencia, y según el estudio 'EPISER 2016' de la Sociedad Española de Reumatología, una de cada cuatro personas mayores de 20 años residentes en España, padece una de estas patologías. Entre las más comunes se encuentra la artrosis, que afecta al 10% de la población y es una de las principales causas de dolor crónico.

Causas de la artrosis del pulgar

Aunque la artrosis y, por tanto, la rizartrosis, puede surgir por motivos genéticos, existen otras causas más comunes que pueden originar el desgaste de la articulación del pulgar:

  • El envejecimiento: la artrosis es una enfermedad que surge en la mayoría de los casos en personas mayores de 65 años, ya que el paso de los años acentúa el desgaste de las articulaciones.
  • Ser mujer: como ocurre con un elevado número de enfermedades reumáticas, la rizartrosis es más común entre las mujeres. Esto puede deberse a que los desequilibrios hormonales y la menopausia pueden acelerar el desgaste articular.
  • Malos hábitos de vida: llevar un estilo de vida sedentario, presentar sobrepeso, fumar, y no seguir una dieta equilibrada rica en vitaminas y minerales, favorecen la aparición de la artrosis.
  • Repetición de movimiento: especialmente las personas que desempeñan o han desempeñado trabajos en los que realizaban continuamente el movimiento de pinza, o trabajos manuales en los que se necesita hacer fuerza con las manos, tienden a presentar esta degeneración.
  • Padecer otras enfermedades: las personas que tienen artritis reumatoide o el síndrome del túnel carpiano, son más propensas a la rizartrosis.
Rizartrosis

Consecuencias de la rizartrosis

Cuando la artrosis del pulgar sigue evolucionando, la persona tendrá dificultad para realizar el movimiento de pinza (acercar el pulgar al resto de los dedos) y sentirá dolor y rigidez. Aunque no es una enfermedad maligna, puede afectar a la calidad de vida del paciente al impedirle realizar ciertas acciones cotidianas como:

  • Abrir una puerta con pomo, agarre muy duro, o con cerradura, al no poder girar la llave.
  • Coger un vaso, una botella, una jarra, u otro tipo de objeto ancho o pesado.
  • Abrir un bote, una lata, el tapón de los brick de leche, etcétera.
  • Agarrar una plancha o una escoba, o escurrir la fregona o una bayeta.
  • Cortar con tijeras, y tender la ropa con pinzas.

Además, también puede influir negativamente en la realización de las funciones laborales, como ocurre con los profesionales de la peluquería, de la medicina, de la educación o de la cocina, entre otros.

Actualizado: 29 de Diciembre de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD