Arritmias
Escrito por David Saceda, licenciado en Medicina por la Universidad de Alcalá de Henares
Alteraciones hormonales, falta de riego sanguíneo al corazón, infecciones víricas… Existen muchas causas de arritmia, un trastorno que disminuye la capacidad de bombeo del corazón y que hay que vigilar.

Arritmias

El corazón es un músculo con cuatro cavidades: dos aurículas y dos ventrículos. La sangre de las venas llega a la aurícula derecha, de ahí pasa al ventrículo derecho, que la impulsa al pulmón para oxigenarla, y se recoge en la aurícula izquierda, de ahí pasa al ventrículo izquierdo, que bombea sangre hacia todos los órganos del cuerpo humano.

Para que el corazón se contraiga de una manera eficiente existe una red eléctrica que es capaz de activar todas las fibras musculares en su debido momento, manteniendo así un ritmo cardíaco constante entre 60 y 100 latidos por minuto que podemos sentir en el pecho y en el pulso del cuello o la muñeca. El latido cardíaco tiene dos fases: la diástole, que es cuando el corazón se relaja para llenarse de sangre, y la sístole, cuando una vez lleno de sangre se contrae para bombearla a través de la arteria aorta.

¿Qué son las arritmias?

Las arritmias son alteraciones en el funcionamiento de la red eléctrica del corazón que modifican el ritmo cardíaco y tienen repercusión en la función de bombeo de este órgano, disminuyendo su eficacia. Las arritmias se dividen según provoquen un ritmo cardíaco más lento (bradiarritmias) o más rápido (taquiarritmias), también se dividen, dependiendo de dónde se originen, en arritmias ventriculares o arritmias supraventriculares (en las aurículas). El tipo más grave de arritmia es la fibrilación, que ocurre cuando las fibras musculares se contraen de manera individual muy rápidamente y de forma no coordinada.

 

Temas en este artículo

Actualizado: 22/07/2013

PUBLICIDAD

Entrevista

Dr. Ramón Cantero

Experto en hemorroides

"Con técnicas como la desarterialización hemorroidal transanal no hay alteración de la continencia y no hay posibilidad de infección. Además, el postoperatorio es más llevadero, ya que la cirugía convencional es bastante dolorosa"

 

80% De los pacientes hipertensos abandona total o parcialmente su tratamiento durante el verano

Relajar el seguimiento del tratamiento, saltarse la dieta o no hacer ejercicio pueden ser hábitos que perjudiquen seriamente la salud del paciente hipertenso.

Fuente: 'Sociedad Española de Hipertensión'

 

PUBLICIDAD