PUBLICIDAD

Salud al día
Crisis de pánico
En este trastorno la información es la mejor prevención. Conocer qué es el pánico, cómo se puede controlar y, de esta manera, perderle el miedo, es el primer y principal paso para superar una crisis de ansiedad.
Escrito por Dra. Vanesa Fernández López, Psicóloga, especialista en emociones
Revisado por Dr. José Antonio Nuevo González, Especialista en Medicina Interna. Servicio de Urgencias del Hospital Gregorio Marañón de Madrid

Qué es una crisis de pánico

La ansiedad es una emoción natural que permite que llevemos a cabo una conducta de afrontamiento eficaz ante las situaciones que valoramos como peligrosas. Cuando la ansiedad excede en frecuencia, intensidad o duración deja de ser adaptativa para convertirse en un problema. Esto es lo que ocurre con las crisis de pánico, también denominadas crisis de ansiedad o crisis de angustia, donde la persona experimenta elevados niveles de ansiedad tan intensos que le llegan incluso a aterran.

Actualmente y según las últimas clasificaciones al respecto de este trastorno se define como crisis o ataque de pánico a episodios de miedo intenso de inicio más o menos brusco, espontáneo, y que puede variar entre unos minutos y hasta una hora de duración. Su expresión clínica viene definida por un buen número de síntomas somáticos como la taquicardia o el dolor de pecho. 

El trastorno de ansiedad suele conllevar múltiples episodios de pánico a lo largo de un período largo de tiempo y un miedo a las recurrencias de estos y a sus consecuencias. En muchas ocasiones va ligado a otras enfermedades del tipo estrés postraumático, trastornos hipocondriacos o cuadros depresivos. Históricamente la agorafobia fue incluido en este grupo de enfermedades, pero en los últimos consensos se la clasifica de manera separada a este proceso.

Al igual que la mayoría de los problemas emocionales, las crisis de pánico afectan en mayor medida a las mujeres que a los hombres y constituyen del 3-8% de las consultas en Atención Primaria (Katon W, 2006). Su prevalencia general se estima en torno a un 3-4% de la población entre los 15 y los 55 años. A partir de esta edad, su prevalencia disminuye notablemente siendo su pico en torno a la tercera década de la vida.

En este trastorno, más que en ningún otro, la información es la mejor prevención. Conocer qué es el pánico, cómo se puede controlar y, de esta manera, perderle el miedo, es el primer y principal paso para superar el problema.

Actualizado: 19 de Diciembre de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

1%
de la población padece algún trastorno del espectro autista (TEA)
'Fuente: 'Fundaciones del ámbito social y de salud, Ampans y Althaia''