PUBLICIDAD

Filmoterapia, cine psicoterapéutico
Las películas de cine pueden convertirse en el complemento ideal de un tratamiento de psicoterapia. Descubre en qué consiste la filmoterapia y cómo puede ayudarte a superar emociones negativas y problemas psicológicos.
Escrito por Caridad Ruiz, Periodista especializada en salud y nutrición

Qué es la filmoterapia

Filmoterapia, cine psicoterapéutico

¿Quién no se ha sentido inspirado alguna vez por el protagonista de una película o una serie, o ha fantaseado con la idea de actuar de la misma manera? ¿Y quién tras ver un film en la televisión o en una sala de cine no ha descubierto que el mal humor de ese día se ha disipado o, al contrario, que enfrentarse directamente con alguno de sus miedos, traumas… le ha provocado cierta desazón? Las imágenes, el sonido, los planos, el color, la luz y las historias que nos presentan las películas o las series, rara vez nos dejan indiferentes y pueden constituir una gran ayuda para el trabajo del psicólogo.

“La filmoterapia consiste en usar el cine como un complemento de las sesiones en la terapia psicológica”, nos comenta Jaime Burque, autor de Filmoterapia. 100 películas inspiradoras y creador del blog sobre Filmoterapia. Jesús García, profesor titular de Personalidad, Evaluación y Tratamiento Psicológico de la Universidad de Sevilla, y autor junto con David Moreno Mora del artículo El trabajo con películas en psicoterapia, publicado en la Revista de Psicoterapia, también lo ve como un complemento, pero se muestra en desacuerdo con el término filmoterapia.

Filmoterapia. 100 películas inspiradoras

“No es el más adecuado, porque podría dar la idea de que es posible hacer terapia a través del uso exclusivo de películas, y no es así. Son un instrumento coadyuvante de la terapia”, señala. Es decir, según nos explica, “habría una terapia, por ejemplo cognitivo-conductual, que utiliza películas, pero no hay filmoterapia, sino un uso de filmes dentro de terapias psicológicas, que además emplean otros recursos”.

Cineterapia: algo más que ver una película

En lo que ambos sí están de acuerdo es que usar el cine como terapia –lo que también se conoce como cineterapia– no es simplemente que el psicólogo recomiende a su paciente ver una película sin más. Es imprescindible, por un lado, que el terapeuta ayude a descubrir qué se esconde detrás de esas imágenes, cuál es el mensaje que se puede obtener; y, por otro lado –según Jesús García–, que el psicólogo vea la película no como un entretenimiento ni una forma de pasar un rato agradable, sino como un instrumento terapéutico.

Una escena o una película es una metáfora: el espectador contempla cómo encontrar soluciones a su problema, o descubrir fuerzas internas o emociones positivas que ignoraba que existían

“Se busca que a través de películas o de escenas concretas, la persona sea capaz de movilizar una serie de capacidades que de otra forma le resultaría mucho más difícil. Consiste en trabajar de forma indirecta un problema. Si el paciente tiene un trastorno de ansiedad, una película le puede ayudar a ver cómo manejarla. La ansiedad es de otro, del personaje, pero la solución la puede aplicar a sí mismo”, nos explica el profesor García.

La clave se encuentra en que una escena o una película va más allá de lo que se muestra en la pantalla: es una metáfora que puede hacer que el sujeto observe de forma indirecta cómo encontrar soluciones a su conflicto, o descubrir fuerzas internas o emociones positivas que ignoraba que existían.

Usar el cine en la consulta del psicólogo no es una idea nueva: en realidad comenzó siguiendo las pautas de la biblioterapia; es decir, el uso terapéutico de libros. Pero hoy vivimos en un mundo donde domina la imagen. Nuestra cultura audiovisual es superior a la de hace apenas unas décadas, a lo que ha contribuido la tecnología, ya que hoy es muy fácil bajarse de internet o elegir en cualquier canal de pago una película o una serie.

Actualizado: 10 de Diciembre de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD