Hipocondría, miedo a estar enfermo
La preocupación excesiva por la salud y el miedo injustificado a padecer una enfermedad se conoce como hipocondría y tiene un gran impacto en la vida del afectado. Aprende a identificar este trastorno y qué hacer para evitarlo.

Qué es la hipocondría y criterios para su diagnóstico

Actualizado: 11 de enero de 2021

Gozar de buena salud suele ser nuestro primer deseo cuando bridamos por el Año Nuevo o soplamos las velas de nuestra tarta de cumpleaños, porque encontrarnos sanos es fundamental para una buena calidad de vida, y la pandemia de COVID-19 nos lo ha recordado a todos. Pero, imaginemos cómo nos sentiríamos si estuviésemos convencidos de que tenemos una enfermedad que nadie es capaz de diagnosticar: este trastorno existe y se llama hipocondría. Y en estos tiempos de infoxicación médica y pandemias se está acentuando en muchas personas.

La hipocondría es un trastorno psicopatológico de entidad clínica reconocida en los principales manuales diagnósticos de psiquiatría, que conlleva un nivel elevado de sufrimiento para el que lo padece y sus allegados. Su prevalencia es de menos del 1% de la población general, no encontrándose diferencias entre sexos, y se caracteriza porque el afectado cree firmemente que se encuentra enfermo y visita especialistas, consulta información en internet de forma compulsiva, contrasta opiniones con quienes le escuchan, etcétera, pero nadie le dice qué le ocurre, y su enfermedad sigue progresando.

Simplemente leer estas líneas nos puede sugerir la sensación de angustia, desasosiego, indefensión y agotamiento constantes que sufren las personas hipocondríacas. Imaginemos, además, que el hipocondríaco se queda solo porque las personas que le rodean están cansadas de escucharle y consolarle y no saben qué más pueden decirle…

Criterios para diagnosticar la hipocondría

En primer lugar debemos diferenciar a la hipocondría de un simple miedo o aprensión ante la enfermedad, ya que esta constituye un trastorno altamente incapacitante que puede desencadenar trastornos añadidos como la depresión. Para diagnosticar hipocondría debemos asegurarnos de que el trastorno médico que teme padecer el paciente, no lo padece en realidad. Por ello, la evaluación psicológica debe siempre acompañarse de las pruebas médicas destinadas a descartar el problema de salud sobre el que el paciente centra sus preocupaciones.

Criterios para diagnosticar la hipocondría

La evaluación psicológica consistirá en una entrevista al paciente en la que se le preguntará por el origen de su problema, las posibles variables que lo mantienen, y las estrategias que pone en marcha para intentar controlarlo, así como los efectos de las mismas. La hipocondría se engloba dentro del epígrafe de trastornos somatoformes, y para sufrirla el paciente debe cumplir los siguientes criterios:

  • Presentar una preocupación y miedo a tener, o creer que tiene, una enfermedad grave derivada de la interpretación de unos síntomas.
  • Esta preocupación persiste durante al menos seis meses.
  • Mantener esta preocupación a pesar de que los diagnósticos médicos la descarten, y así se lo haya explicado el médico.
  • Esta preocupación no debe ser de  tipo delirante (en cuyo caso hablamos de un trastorno delirante de tipo somático), no se centra en temas sobre el aspecto físico (en cuyo caso hablamos de trastorno dismórfico corporal), ni en el miedo a una muerte súbita o a la pérdida de control (en cuyo caso se trata de un trastorno de pánico).

Es importante conocer el nivel de conciencia de enfermedad que tiene el paciente (si la admite). Evidentemente, la evolución será peor cuánto menos conciencia de su trastorno hipocondríaco tenga.

Creado: 5 de enero de 2021

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD