PUBLICIDAD

Embarazo
Faja posparto
La faja posparto provoca cierta controversia entre los profesionales de ginecología. Te explicamos sus ventajas e inconvenientes, y cómo y cuándo conviene utilizarla para favorecer una buena recuperación.
Escrito por Amparo Luque, Periodista experta en embarazo e infancia

Qué es la faja posparto

Faja posparto

Existen fajas posparto de muchos tipos, y elaboradas con distintos materiales.

La faja posparto es una prenda que utilizan muchas mujeres tras el nacimiento de su bebé, y que rodea y comprime la zona abdominal y lumbar (o también otras áreas corporales). Las hay de diferentes clases (tubulares, tipo braga, pantalón, como una especie de cinturón, con tirantes, algunas tienen un velcro y se van ajustando al tamaño del abdomen, otras son más o menos flexibles o rígidas…), y están fabricadas con distintos materiales, como el algodón o la microfibra.

Antiguamente su uso era habitual, y las mujeres recurrían a ella sobre todo para recuperar su figura cuanto antes, pero en la actualidad es un tema controvertido ya que, como indica la doctora Elisa García, especialista en ginecología y obstetricia del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, “no hay una postura consensuada con respecto a sus efectos reales y su utilización adecuada”. Según esta experta: “puede resultar muy cómoda, no sólo desde un punto de vista estético, sino que también puede ser útil para corregir la postura y dar estabilidad a la espalda en el período puerperal. Además, mejora la sensación de vacío en el abdomen que a veces experimentan las madres”.

Sin embargo, esa presión externa que ejerce no siempre es buena, ya que no permite que los músculos de la zona trabajen por sí solos. Así pues, como utilizar estas fajas tiene sus ventajas y sus inconvenientes, siempre tenemos que consultar con nuestro ginecólogo para que nos explique cuándo y cómo podemos recurrir a ellas, ya que hay casos “especiales”, como los embarazos múltiples, en los que la distensión del abdomen puede ser muy notable y se hace recomendable usar una faja.

Eso sí, en caso de optar por una faja, lo primero que debemos hacer es elegir el modelo correcto “las más aconsejables en el posparto son las llamadas fajas tubulares, ya que actúan a nivel abdominal y lumbar, pero no afectan a la entrepierna, por lo que, si se han dado puntos en la zona por un desgarro o una episiotomía, no rozan ni aprietan, evitan la sudoración, y no alteran la cicatrización de la herida”, indica la doctora García.

Teniendo en cuenta estas consideraciones, para beneficiarnos de los aspectos positivos que nos puede aportar esta prenda, deberemos utilizarla de un modo correcto y en los momentos adecuados, consultando previamente a nuestro ginecólogo.   

Actualizado: 12 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD