La primera regla tras el parto

Tras el nacimiento del bebé, la menstruación puede tardar en reaparecer entre cuatro semanas y más de dos años. Te explicamos cómo son los primeros ciclos en el posparto y los mitos en torno a la primera regla tras el parto.
Mujer guardando compresas en una caja

Actualizado: 8 de julio de 2021

El puerperio o posparto es una etapa de transición que atraviesa la mujer tras el embarazo y el parto, en la que el cuerpo va recuperando poco a poco la situación previa. Se trata de un proceso gradual que se puede extender más o menos en el tiempo, en el que se eliminan los líquidos acumulados en los tejidos durante la gestación, se pierde peso, y se reduce el contorno abdominal; los órganos van volviendo a su lugar y, dado que el cuerpo de la mujer es cíclico, se vuelve a poner en marcha el sistema hormonal que permite la ovulación y que regrese la fertilidad.

En este proceso de recuperación de la normalidad, la regla puede estar desaparecida bastante tiempo después del parto, sobre todo si se amamanta al bebé, por lo que es posible que te preguntes cuándo volverá la menstruación, o de qué depende que se produzca antes la ovulación.

Cuánto tiempo tarda en volver la regla tras el parto

Según Nazareth Olivera Belart, matrona y autora del proyecto de preparación al parto Comadrona en la ola, con lactancia materna la amenorrea o falta de regla puede durar desde seis semanas tras el parto, a más de dos años. Que vuelva antes el periodo menstrual dependerá de los niveles de prolactina, de ahí que las mujeres que no amamantan suelan recuperar la regla entre las cuatro y las ocho semanas tras el parto, y el abanico se abra más entre las mujeres que amamantan, que pueden recuperar la menstruación entre las seis semanas y pasados los dos años.

En el caso de mujeres que no amamantan, se recomienda consultar con la matrona o el ginecólogo si la regla no ha vuelto antes de las 16 semanas tras el parto

Pero, ¿cuánto tiempo es normal y cuándo debemos consultar a nuestro médico ante la ausencia de regla tras el parto? “La lactancia es una manera natural de espaciar los embarazos en la naturaleza. En mujeres que amamantan  la regla suele volver una vez disminuyen las tomas diarias o hay un cambio en el patrón de tomas (a veces al introducir la alimentación complementaria, a veces al destetar por la noche). Pero no siempre es así, otras veces, aunque haya solo dos o tres tomas al día, se puede seguir sin tener la regla. Es tan normal estar más de dos años sin la regla, como que su vuelta suceda las seis primeras semanas. La normalidad es muy amplia, incluso la experiencia puede ser muy distinta de un posparto y otro”, explica la matrona.

En el caso de mujeres que no amamantan, se recomienda consultar con la matrona o el ginecólogo si la regla no ha vuelto antes de las 16 semanas tras el parto.

Mujer junto a un modelo tridimensional de un útero

Ovulación y primeros ciclos menstruales en el posparto

Es un misterio cuándo se producirá la primera ovulación, tanto en el caso de mujeres que dan el pecho, como en mujeres que no amamantan, ya que la vuelta a la actividad normal de los ovarios puede recuperarse en cualquier momento. Recuerda Nazareth Olivera que podemos ovular por primera vez sin regla previa, por lo que puede haber embarazo. Así lo recoge la guía de Estrategias para la Programación de la Planificación Familiar Posparto elaborada por la OMS, donde advierten que las mujeres y los trabajadores de la salud suelen desconocer el riesgo de embarazo durante la etapa que sucede al parto, por lo que no siempre se considera la anticoncepción hasta que vuelve la menstruación.

Podemos ovular por primera vez sin regla previa, por lo que puede haber embarazo

¿Cómo son los ciclos cuando vuelve la regla? ¿Cambian con respecto a antes del embarazo? Responde Nazareth Olivera que es normal que los primeros ciclos no sean regulares, o sean distintos en duración o cantidad con respecto a antes del embarazo: “Existe un amplio abanico de situaciones normales en cuanto a los ciclos tras el parto. En algunas mujeres sí serán diferentes. Por ejemplo, hay mujeres que anteriormente padecían mucho dolor durante la menstruación y tras parir puede que este dolor desaparezca. Frecuentemente, las primeras reglas tras el parto pueden ser más abundantes que antes del embarazo. Esto es porque los primeros ciclos pueden ser anovulatorios –no hay ovulación­–, por tanto, no producimos progesterona y las reglas son más abundantes”.

Mujer calculando los días para que se produzca la primera ovulación tras el parto

Según la experta, si no hay progesterona se mantienen niveles altos de estrógenos todo el ciclo, el endometrio se engrosa, y no hay progesterona que lo compense. Esto se debe a que las hormonas no están todavía reguladas, y hay un “exceso” de estrógeno en relación a la progesterona.

“El estrógeno es la hormona que se eleva en la primera mitad del ciclo y hace crecer el endometrio. La progesterona se produce en la segunda mitad, pero solo si ha habido ovulación. Es el cuerpo lúteo el que produce esta progesterona. La progesterona compensa el crecimiento del endometrio. Sin ovulación, crece mucho y por ello el sangrado es más abundante. Es normal que haya unos primeros ciclos anovulatorios tras el parto, con o sin lactancia materna”.

Señala la matrona que aunque este suele ser el motivo que hay detrás de reglas más abundantes, debemos valorar adecuadamente el funcionamiento de nuestra tiroides, ya que tras el parto pueden existir varias condiciones tiroideas que podrían afecta al proceso de ovulación y ser el origen de reglas muy abundantes.

Mitos sobre la regla tras el parto

Los procesos reproductivos de la mujer no están exentos de mitos y falsas creencias. Te contamos –y desmontamos– los más frecuentes en torno a la primera regla tras el parto:

  • Mujer dando el pecho a su bebé

    Abandonar la lactancia

    Aún se sigue escuchando que con la vuelta de la menstruación se debe dejar la lactancia. Nada más lejos de la realidad. La regla no altera ni la calidad ni la cantidad de leche materna, ni debe suprimirse la lactancia por su llegada.

  • Imagen conceptual sobre la anemia

    Mayor riesgo de anemia

    Otro mito en torno a la vuelta de la regla si se amamanta sostiene que aumenta el riesgo de anemia. Si la anemia es previa al embarazo y el parto, o como consecuencia de estos procesos, debe tratarse de manera farmacológica y siempre tras la prescripción del profesional sanitario tras un análisis de sangre. Sin embargo, menstruar y amamantar no provoca per se anemia. Al contrario. En realidad, la lactancia materna previene la anemia, ya que al aumentar el tiempo sin menstruar, se mantienen las reservas de hierro.

  • Columna vertebral afectada por la osteoporosis

    Más probabilidades de desarrollar osteoporosis

    Dar el pecho y estar muchos meses sin menstruar tampoco aumenta el riesgo de osteoporosis. Sobre esto, Nazareth Olivera insiste en que la lactancia materna no solo no provoca osteoporosis, sino que es protectora. “La lactancia sí disminuye la densidad ósea de las mujeres a corto plazo pero, posteriormente, no solo se recupera, sino que tras la menopausia las mujeres que han amamantado tienen menos riesgo de sufrirla. En nuestra cultura occidental vivimos inmersos en la idea de que la lactancia materna perjudica la salud de los huesos de las madres, y esto no es así”, cuenta.

  • Mujer alimentándose saludablemente

    Dieta y hábitos saludables

    Para la matrona de Comadrona en la ola es importante recordar que las mujeres deben cuidar siempre la alimentación, ya que es un pilar protector de carencias y patologías. “Vivimos en una población vitamina D deficiente, y esto también es importante valorarlo. Además, los huesos se mantienen osificados cuando realizamos ejercicio físico. Los huesos necesitan que les demos el uso para el que están diseñados. No debe haber miedo a realizar ejercicio de fuerza entre las mujeres. Cuidar la higiene postural y repartir bien el peso de nuestro cuerpo sobre la pelvis, las piernas, las plantas de los pies. La lactancia es protectora para muchas más cosas en la mujer, incluido cáncer de mama, ovarios y endometrio. Más protección a mayor duración”, concluye.

Creado: 5 de julio de 2021

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD