PUBLICIDAD

¿Puedo dar el pecho estando enferma?
¿Puedo dar el pecho si estoy enferma? ¿Se puede contagiar el bebé? ¿Durante la lactancia puedo medicarme o someterme a una intervención quirúrgica? Resolvemos algunas dudas que pueden surgir a una madre que amamanta.
Escrito por Adrián Cordellat, Periodista especializado en maternidad, educación y salud

Amamantar cuando la madre está enferma: ¿es posible?

La Organización Mundial de la Salud recomienda la lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses y, después, complementada con alimentos saludables y adaptados hasta al menos los dos años de edad, pudiendo continuar hasta que madre e hijo deseen. Por tanto, estamos ante una etapa que puede extenderse en el tiempo, y a lo largo de la cual es inevitable que la madre pase por algún tipo de dolencia o enfermedad, que puede variar en gravedad y que requerirá en algunos casos de tratamiento farmacológico o incluso intervenciones quirúrgicas. Por ello, y para aclarar dudas, es fundamental conocer qué medicamentos son compatibles en período de lactancia y cuáles es recomendable evitar, aunque lo cierto es que la gran mayoría de fármacos e intervenciones son compatibles con dar el pecho a tu bebé.

Por otro lado, también saber que son muy pocas las enfermedades que son incompatibles con el amamantamiento porque, incluso los procesos víricos como la gripe, no suponen un problema que obliguen a finalizar la lactancia si no es deseo expreso de la madre.

¿Puede contagiarse el bebé si le das el pecho estando enferma?

Las enfermedades comunes como pueden ser una gastroenteritis, una gripe o un resfriado por parte de la madre no son motivo para dejar de amamantar si no se desea. Hay que aclarar que el recién nacido o el niño no se va a contagiar a través de la leche materna aunque su madre padezca alguna enfermedad común aguda. Al contrario, se generan nuevos anticuerpos que repercutirán de manera beneficiosa en su salud en el caso de que se contagie a futuro o mientras la madres esté enferma por otras vías.

Dar el pecho estando enferma

Lo que sí se puede hacer en este sentido para prevenir ese contagio es el empleo de una mascarilla mientras se coge o se alimenta a la criatura, además de lavarse las manos de forma frecuente y desechar los pañuelos utilizados.

Dar el pecho teniendo mastitis

La mastitis es otra de las preocupaciones recurrentes de las madres que amamantan. En este caso no sólo se puede continuar con la lactancia materna sin interrupción, ya que la leche del pecho enfermo no supone ningún riesgo, sino que es lo recomendable para tratar este proceso. El vaciamiento del pecho, a través del amamantamiento y de la extracción manual en caso de mucho dolor, junto con el apoyo emocional para sobrellevar este proceso doloroso mientras dure y la aplicación breve de calor local antes de amamantar y de compresas frías después, forman parte del tratamiento más adecuado en la actualidad.

En el caso de mucho dolor e inflamación, se puede tomar ibuprofeno, cuya excreción en leche es prácticamente inapreciable (0,2%). En cuanto al uso de antobióticos en casos de mastitis graves, en general se suele recomendar cuando los síntomas persisten más de 24-48 horas o ante una sintomatología grave que no cede con las medidas anteriores de calor, vaciamiento y antiinflamatorio.

Dar el pecho estando enferm, medicamentos

Enfermedades graves o infecciosas que no se contagian con la lactancia

Tampoco otras enfermedades más graves como la hepatitis, la rubeola, la, tuberculosis, la varicela, la sífilis o la gonorrea son motivo para finalizar el período de lactancia, ya que son patologías de riesgo poco probable para el lactante. De hecho, son muy pocas las patologías que impiden hacerlo.

La mayoría de las enfermedades crónicas o de larga duración, como cardiopatías, nefropatías, artritis, lupus, enfermedad inflamatoria intestinal, diabetes, esclerosis múltiple, epilepsia o depresión, permiten mantener la lactancia, afirma José María Paricio, pediatra y presidente de la Asociación para la Promoción e Investigación Científica y Cultural de la Lactancia Materna (APILAM), quien insiste en que las sociedades científicas que se ocupan de estas enfermedades así lo suelen recomendar, ya que muchos de los medicamentos para tratar estas enfermedades, o son compatibles con la lactancia, o se pueden cambiar por otro alternativo que sí lo sea.

Enfermedades que sí suponen un riesgo si se da el pecho

En el portal e-lactancia.org, referencia en la consulta de compatibilidades con la lactancia materna, recogen un listado con más de 80 enfermedades y las clasifica en base a su riesgo con respecto a la lactancia. Entre las que sí suponen un riesgo elevado, sitúan la psicosis, la drogadicción o el virus de la leucemia humana (VLHT-I), y el virus linfotrópico humano células T-Ii, ya que estas dos últimas patologías se transmiten por la leche materna.

Otras como el sida, el hipopituarismo, el herpes simple o el cáncer, aunque no la contraindican sí son consideradas de riesgo alto probable, más por los tratamientos que por la enfermedad en cuestión, por lo que recomiendan analizar cuidadosamente la relación riesgo-beneficio con un profesional sanitario.

Actualizado: 5 de Abril de 2019

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD