PUBLICIDAD

Mascotas
Fruto por alimento
Existe la posibilidad de disfrutar de un caballo a cambio de asumir su manutención, algo que se conoce como ‘fruto por alimento’. Te explicamos en qué consiste y cuáles son sus ventajas e inconvenientes.
Escrito por Santiago Jiménez, Monitor de equitación

Inconvenientes del ‘fruto por alimento’

Inconvenientes del ‘fruto por alimento’

Lo malo es que, después de haber creado un vínculo con el caballo, el dueño puede querer dejar de ofrecerlo por 'fruto por alimento'.

En cuanto a los inconvenientes del ‘fruto por alimento’, antes de decantarte por la cesión debes tener en cuenta que:

  • Al final el caballo no es tuyo, y puede ocurrir que después de crear un vínculo con él, de repente su dueño decida que ya no lo ofrece en ‘fruto por alimento’ por las razones que estime oportunas, y tú te quedes sin poder volver a ver ni a disfrutar del animal.
  • Tanto en el caso de que el caballo en cuestión pertenezca a un Centro Hípico, como a un particular, hay que tener en cuenta que la mayoría de los caballos que se ofrecen en cesión suelen estar a la venta, por lo que si hay alguien interesado en él tendrá derecho a poder probarlo.
  • La responsabilidad civil ante cualquier percance recae en el que toma el caballo, también por lesión o enfermedad, si bien en el caso de una enfermedad natural la cesión se puede romper, ya que no se podría hacer uso del caballo que es el fin de la cesión; generalmente se da un preaviso de uno o dos meses.
  • Los caballos de escuela proporcionan también una excelente formación (cuando se hacen bien las cosas), y no requieren de un gasto fijo mensual, sino que simplemente se abonan las clases y punto, por lo que resulta más barato, y si cualquier circunstancia nos impide asistir a clase durante una temporada tampoco tendremos que pagar.

Actualizado: 24 de Febrero de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD