PUBLICIDAD

Noticias Dieta y nutrición

Dejar de tomar gluten sin ser celíaco aumenta el riesgo de diabetes

Eliminar el gluten de la dieta sin un diagnóstico médico que lo justifique –en el caso de la celiaquía o la intolerancia al gluten no celíaca– puede aumentar hasta un 13% el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.
Mujer rechaza pan

En Estados Unidos se estima que el 30% de la población no celíaca ha dejado de consumir gluten.

08 de Mayo de 2017

Las personas que a pesar de no padecer celiaquía deciden eliminar el gluten de su dieta, tienen hasta un 13% más riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 que las que toman alimentos con gluten de forma habitual, según advierte un equipo de investigadores de Harvard, tras realizar un estudio sobre el tema que ha publicado la ‘Asociación Americana del Corazón (American Heart Association, AHA)’.

Los expertos señalan que no existen evidencias científicas que aconsejen que la población no celíaca deje de tomar gluten, y que suprimirlo sin una justificación médica puede privar al organismo de otros micronutrientes beneficiosos. De hecho, los autores del nuevo estudio comprobaron que las personas que llevaban una dieta libre de gluten ingerían menos productos ricos en fibra procedentes de los cereales, que actúan como protectores frente a la diabetes tipo 2.

En Estados Unidos el 30% de la población no celíaca ha dejado de consumir gluten, una moda que se está extendiendo también en Europa

La peligrosa moda de comer sin gluten

Desde hace unos años circula un falso mito alimentario que ha demonizado a productos como la lactosa y el gluten, de forma que muchos individuos que no sufren ninguna alergia o intolerancia alimentaria, y que no tendrían problemas por consumir estos productos, han decidido eliminarlos de su dieta sin consultar con el médico, porque lo asocian con un estilo de vida más saludable. Así, solo en Estados Unidos, se estima que el 30% de la población no celíaca ha dejado de consumir gluten, una moda que se está extendiendo también en Europa.

El problema es que al eliminar el gluten sin un diagnóstico médico que lo justifique, es frecuente que también se prescinda de lácteos y de otros grupos de alimentos importantes por lo que, como ha advertido Anna Bach, profesora del máster de Nutrición y Salud de la UOC, se podría terminar por adoptar una dieta que contuviera un exceso de proteínas o hidratos de carbono simples, lo que conllevaría un desequilibrio nutricional.

Como ha explicado Alicia Aguilar, profesora de los Estudios de Ciencias de la Salud de la UOC, se han atribuido a la dieta sin gluten beneficios para el estado físico o la pérdida de peso, pero no hay evidencias científicas sobre ello. Y los médicos recomiendan que, salvo que se haya sufrido alguna reacción adversa asociada al consumo de alimentos con gluten –como es el caso de las personas celíacas, o de aquellas que presentan sensibilidad al gluten no celíaca–, se siga una dieta equilibrada y basada en la pirámide de alimentación saludable, que incluye el consumo diario de cereales (pan, arroz, pasta…), mejor si son integrales.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

60%
de los tumores malignos se diagnostica en mayores de 65 años
'Fuente: 'Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos’'