Síndrome alfa-gal, alergia a la carne por una garrapata

El síndrome de alfa-gal es una rara alergia a la carne roja, que se desarrolla tras la picadura de ciertas garrapatas. Te explicamos por qué se produce este tipo de alergia alimentaria y cómo puedes prevenir su aparición.
Alergia a la carne por una garrapata

Actualizado: 17 de febrero de 2022

El síndrome alfa-gal es una rara alergia alimentaria a la carne roja que suele estar causada por la picadura de una garrapata. Aunque son pocos casos los que se han notificado, llama mucho la atención cómo la mordedura de un parásito puede generar una hipersensibilidad a un alimento. Te contamos cómo se produce y cómo puedes evitar la alergia a la carne roja.

PUBLICIDAD

Lo primero que hay que saber es que este síndrome aparece en la literatura científica por primera vez en 2009 al sur de Estados Unidos y al norte de Australia. Según nos explica Consuelo Giménez Pardo, profesora titular de parasitología de la Universidad de Alcalá, el nombre corresponde a la abreviatura del oligosacárido galactosa-alfa-1,3-galactosa, que es un carbohidrato presente en los mamíferos –excepto monos y humanos– y que produce la alergia a la carne roja.

Causas del síndrome de alfa-gal

Este carbohidrato, tal y como nos cuenta Giménez, es transportado por las garrapatas en su saliva después de haberse alimentado de animales como venados, corderos, canguros, vacas o búfalos, entre otros. Es cuando pican a los humanos cuando se lo transmiten y, al tratarse de un alérgeno, causa una respuesta inmunitaria que hace que no se tolere el consumo de carne roja.

PUBLICIDAD

Causas del síndrome de alfa-gal

La picadura de las garrapatas de los géneros Ixodes, como Ixodes holocyclus o Ixodes ricinus en Australia y Europa, Amblyomma (Amblyomma americanum) en Estados Unidos, y Haemaphysalis en Japón, es la principal causa de esta alergia a la carne roja. Otros países donde se han encontrado estas reacciones alfa-gal son Reino Unido, España, Francia, Suecia, Alemania, Italia, Noruega, Suiza, Brasil, Panamá, Sudáfrica y Costa de Marfil, donde se asocian a otras seis especies de garrapatas.

Causas del síndrome de alfa-gal: garrapatas

Ángel Sánchez Sanz, presidente de la Asociación Española de Personas con Alergia a Alimentos y Látex (AEPNAA), nos ha explicado que “en algunas personas esta molécula provoca una reacción de su sistema inmunitario, que produce anticuerpos IgE contra el alfa-gal. Esta IgE es responsable de las reacciones alérgicas que se producen posteriormente al consumir carnes o productos cárnicos de mamíferos”.

Las personas con sangre tipo AB o B tienen menos riesgo de síndrome alfa-gal, ya que los azúcares que componen estos grupos sanguíneos son muy similares al alfa-gal

Tal y como nos cuenta también Juan José Badiola, veterinario y científico de la Universidad de Zaragoza, el tipo de alergia a la carne puede estar determinado por el número de picaduras de las garrapatas, pues cuantas más se hayan producido más altos serán los niveles de alérgeno específico a alfa-gal. Pero también declara que hay más posibilidades de desarrollar esta alergia cuando se consumen diferentes tipos de carnes.

PUBLICIDAD

Pero ¿a qué carnes te hace alérgico el síndrome de alfa-gal? Según Badiola, “la respuesta alérgica humana es causada por el consumo de carne de bovino, cerdo, ovino, caprino y carne de venado y órganos como el riñón”. Sin embargo, el alfa-gal también se encuentra en la proteína en polvo, productos lácteos, gelatina y en el cetuximab, un anticuerpo monoclonal utilizado contra el cáncer colorrectal. Quedan fuera de esta alergia la carne de pollo y pavo y el pescado.

En Estados Unidos, el síndrome de alfa-gal se ha asociado con el consumo de hamburguesas de carne a la parrilla, mientras que en Francia se relaciona con el consumo de riñones de cerdo. Además, existe evidencia de que las personas con grupos sanguíneos AB o B tienen menos riesgo de desarrollar esta alergia, ya que los azúcares que componen estos grupos sanguíneos son muy similares al alfa-gal, donde el sistema inmunitario crea tolerancia.

PUBLICIDAD

Síntomas de la alergia a la carne roja

Este tipo de alergia provoca unos síntomas similares a otras alergias alimentarias. Consuelo Giménez Pardo y Ángel Sánchez nos explican que las personas afectadas con síndrome de alfa-gal que toman carne pueden presentar:

  • Urticaria, picor y enrojecimiento de la piel.
  • Hinchazón de lengua, labios, cara, párpados y garganta.
  • Rinoconjuntivitis, cambios en la voz, tos o sibilancias.
  • Vómitos.
  • Náuseas.
  • Diarrea.
  • Síntomas respiratorios.
  • Dolor abdominal.
  • Taquicardias.
  • Mareos o hipotensión.
  • Anafilaxia.
Síntomas del síndrome de alfa-gal

Ángel Sánchez nos recuerda que aunque los síntomas son parecidos a los de cualquier otra alergia a algún alimento, lo que cambia es el tiempo en el que se manifiestan. De esta manera, cualquier persona que coma un alimento al que es alérgico empezará a tener síntomas a los pocos minutos, sin embargo, aquellos con síndrome de alfa-gal que comen carne sufren los primeros signos de reacción alérgica entre las tres y las 10 horas siguientes a la ingesta.

PUBLICIDAD

¿Cómo se detecta el síndrome de alfa-gal? ¿Existe tratamiento?

El hecho de que los síntomas se manifiesten de manera tardía hace muy difícil un diagnóstico certero, pues puede no asociarse al consumo de carne anterior. En cuanto a su diagnóstico, Ángel Sánchez nos explica que “es igual al de otras alergias alimentarias, realizándose una historia clínica detallada y un estudio alergológico del paciente con pruebas intraepidérmicas (prick test) y la determinación de IgE específica para alfa-gal. En el caso de la alergia a alfa-gal, las pruebas cutáneas suelen ser muy frecuentemente negativas, mientras que las determinaciones de IgE específica a las carnes y al azúcar alfa-gal son positivas y llevan al diagnóstico”.

Prueba de alergia del síndrome de alfa-gal

Desafortunadamente todavía no existe un tratamiento para el síndrome alfa-gal. La manera más sencilla de prevenir sus síntomas en personas con el trastorno es evitando comer los alimentos que generan el malestar, que es la carne roja, los medicamentos con compuestos animales, las gelatinas hechas de carne de vaca o cerdo, los ositos de goma y los productos que hayan sido elaborados o cocinados con grasa animal, como manteca.

“Los síntomas del síndrome alfa-gal pueden disminuir o incluso desaparecer con el tiempo, siempre y cuando no haya más picaduras”

Sin embargo, “a diferencia de la mayoría de las alergias alimentarias, los síntomas del síndrome alfa-gal pueden disminuir o incluso desaparecer con el tiempo, siempre y cuando no haya más picaduras, al disminuir los niveles de IgE frente a alfa-gal. Esto permite que algunos pacientes vuelvan a tolerar la carne de mamíferos; sin embargo, los síntomas pueden volver a aparecer en caso de sufrir nuevas picaduras de garrapata”, nos aclara Ángel Sánchez, presidente de la AEPNAA.

PUBLICIDAD

Cómo prevenir el síndrome de alfa-gal

En España se han notificado hasta la fecha cuatro casos de síndrome de alfa-gal, según nos explica Giménez, que fueron localizados en Galicia, Cantabria y La Rioja. Sin embargo, el cambio climático está haciendo que cada vez se expandan más las garrapatas, especialmente las que provocan esta alergia, y por eso es importante saber cómo se puede prevenir su aparición.

Como la principal causa de este trastorno es la picadura de una garrapata, es lógico que se recomiende extremar las precauciones en los paseos por el campo o zonas boscosas con arbustos o hierbas altas; además, Ángel Sánchez nos recuerda las recomendaciones de Sanidad para protegernos frente a las picaduras de garrapata que son:

  • Cómo prevenir el síndrome de alfa-gal: ropa adecuada en el campo

    Llevar ropa adecuada en el campo

    Camisetas de manga larga y pantalones que cubran las piernas, además de botas de media caña al menos y pantalones por dentro de los calcetines. La ropa es mejor que sea de colores claros para poder detectar rápidamente si hay alguna garrapata en ella.

  • Cómo prevenir el síndrome de alfa-gal: evitar zonas de hierba alta

    Evitar las zonas con vegetación alta

    Si estás por el campo o por zonas naturales opta por ir por el sendero o por los caminos sin vegetación. Tampoco te sientes ni te tumbes en zonas con vegetación.

  • Cómo prevenir el síndrome de alfa-gal: usar repelentes de insectos

    Usar repelentes de insectos

    Os hay para piel o ropa; rocíalos según indiquen en el etiquetado, y así podrás reducir el riesgo de que las garrapatas te piquen.

  • Cómo prevenir el síndrome de alfa-gal: cepilla la ropa

    Cepilla la ropa y lávala con agua caliente

    De esta manera podrás eliminar cualquier garrapata que se haya quedado prendida en los tejidos.

  • Cómo prevenir el síndrome de alfa-gal: revisa tu cuerpo por si ves alguna garrapata

    Examina tu cuerpo

    Después de la exposición a ambientes donde puede haber garrapatas, revisa bien la piel y pelo de zonas como el cuello, la cintura, las axilas o la cabeza, pues estos parásitos prefieren las zonas calientes del cuerpo. Si has ido con tu mascota no te olvides de hacer lo mismo con ella.

Creado: 16 de febrero de 2022

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD