PUBLICIDAD

  1. Inicio
  2. Curiosidades médicas

Síndrome de dumping, pautas para evitarlo

El síndrome de dumping es una complicación frecuente tras una cirugía del aparato digestivo, como el bypass gástrico que se realiza para tratar la obesidad mórbida. Conoce sus síntomas y cómo prevenirlos.
persona obesa con síntomas del síndrome de dumping

El síndrome de dumping suele desaparecer al cabo de un tiempo.

La mayoría de las personas que se someten a una gastrectomía –intervención para reducir todo o parte del estómago– o cirugía gástrica, principalmente un bypass gástrico para el tratamiento de la obesidad mórbida, pueden verse afectadas en algún momento durante el posoperatorio por una complicación conocida como síndrome de dumping. Este trastorno, también llamado síndrome de evacuación gástrica rápida, provoca que el contenido del estómago pase al intestino delgado demasiado rápido, antes de que los alimentos estén completamente digeridos, lo que desencadena una serie de síntomas que pueden ser gastrointestinales (retortijones, náuseas, diarrea, cólico), o de otro tipo, como malestar general, hipoglucemia (reducción del nivel de glucosa en la sangre), sudoración, debilidad o mareos.

Tanto su incidencia como su gravedad varían dependiendo del tipo de intervención bariátrica que se haya realizado al paciente, pero siguiendo las recomendaciones del médico normalmente desaparece al cabo de un tiempo.

El síndrome de dumping provoca que el contenido del estómago pase al intestino delgado demasiado rápido, antes de que los alimentos estén completamente digeridos

Esta especie de intolerancia alimentaria puede manifestarse de dos formas:

  • Dumping precoz: es el más frecuente, y aparece 15-30 minutos después de la comida, y el paciente puede experimentar una sensación de pesadez en el estómago, náuseas, vómitos o diarrea, dolor abdominal tipo cólico, hipotensión (bajada de la presión arterial), sudores, taquicardia, acaloramiento, debilidad o mareos.
  • Dumping tardío: se presenta de dos o cuatro horas después de comer (sobre todo si se han ingerido alimentos ricos en carbohidratos), y los síntomas más frecuentes son hipoglucemia, náuseas, hambre, sudoración, ansiedad, debilidad o temblores.

Diagnóstico del síndrome de dumping

El diagnóstico del síndrome de dumping se basa sobre todo en el historial clínico (si hay antecedentes de cirugía gástrica y los síntomas que refiere el paciente) y el examen físico, aunque existe una prueba que consiste en administrar 50g de glucosa por vía oral, y comprobar si se produce un incremento de la frecuencia cardíaca de al menos 10 latidos por minuto en la primera hora, para confirmar el dumping temprano, o la presencia de síntomas vasomotores en el caso del dumping tardío.

Tomar una muestra de sangre al afectado en el momento en el que se producen los síntomas y analizarla para medir sus niveles de glucosa, puede ayudar a determinar el diagnóstico, ya que este trastorno también se asocia con hipoglucemia.

Las personas que se han sometido a una intervención quirúrgica para perder peso o para corregir el reflujo deben seguir una serie de consejos nutricionales para prevenir el síndrome de dumping

Además, se puede realizar la prueba de vaciamiento gástrico por gammagrafía, que consiste en agregar un isótopo radioactivo a la comida para evaluar la rapidez con la que se desplaza desde el estómago al intestino.

Consejos dietéticos para prevenir el síndrome de dumping

Existen una serie de recomendaciones dietéticas que pueden ayudar a prevenir o tratar el síndrome de dumping, y que es especialmente importante que sigan las personas que se han sometido a una intervención quirúrgica para perder peso o para corregir el reflujo gastroesofágico, u otro tipo de cirugías gástricas.

Hombre con sobrepeso comiendo dulces
Para prevenir el riesgo de dumping es necesario mantener una alimentación sana evitando el consumo de azúcar y alimentos procesados.

Los principales consejos nutricionales para reducir el riesgo de sufrir el síndrome de dumping son:

  • No beber durante las comidas. Los líquidos deben ingerirse entre 30 y 60 minutos antes o después.
  • Distribuir los alimentos en cinco o seis tomas a lo largo del día, y siempre en raciones pequeñas.
  • Limitar el consumo de alimentos ricos en azúcares o carbohidratos simples (fructosa, glucosa y lactosa), y nunca comerlos solos, sino acompañados de carne, verduras o pescado.
  • Evitar el azúcar, las bebidas y alimentos azucarados y, especialmente, los productos industriales ricos en grasas saturadas y azúcares simples.
  • Comer despacio, masticando bien, y permanecer tranquilo después de la comida, durante al menos 15 minutos.
  • Comprobar la tolerancia a la lactosa (azúcar de la leche) tomando primero yogur, posteriormente queso, y añadiendo la leche a la dieta únicamente si no se han observado problemas digestivos con los alimentos anteriores.

Tratamiento del síndrome de dumping

La intervención dietética suele ser efectiva para aliviar el síndrome de evacuación gástrica rápida, pero en caso de que los síntomas persistan a pesar de tener unos hábitos alimenticios adecuados, el médico puede prescribir un fármaco antidiarreico denominado ocreotida (Sandostatin®), que se administra mediante una inyección subcutánea, y que reduce el vaciamiento gástrico e incrementa la absorción intestinal de agua y sodio y el tiempo de tránsito intestinal.

Si no resultan eficaces ni las medidas dietéticas ni los fármacos, y el problema no se soluciona, puede ser necesario recurrir a la cirugía, que normalmente consiste en revertir la cirugía de bypass gástrico, o realizar una reconstrucción del píloro.

Actualizado: 15 de Marzo de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD