PUBLICIDAD

Salud al día
Fiebre tifoidea
La fiebre tifoidea es una enfermedad grave y potencialmente mortal, endémica en países en vías de desarrollo, que se transmite a través de alimentos o bebidas contaminados. Conoce cómo hacer frente a sus síntomas y complicaciones.
Escrito por Dra. Sari Arponen, Especialista en Medicina Interna y enfermedades infecciosas del Hospital Universitario de Torrejón

Qué es la fiebre tifoidea y cómo se transmite

La fiebre tifoidea es una enfermedad febril con dolor abdominal producida por una bacteria tipo Salmonella. Se llama así porque cursa con fiebre –‘tifoidea’ procede de ‘tifus’ que viene del griego y significa ‘fiebre, estupor’–, y no hay que confundirla con el tifus que es otro grupo de enfermedades infecciosas producidas por bacterias del tipo Rickettsia, y que se transmiten por picaduras de artrópodos.

Cómo se transmite la fiebre tifoidea

La bacteria de la fiebre tifoidea está presente solamente en los humanos, y se transmite a través de alimentos o aguas contaminadas con las heces o la orina de los infectados.

Produce un cuadro con fiebres muy altas, de hasta 40ºC, y puede tener complicaciones muy graves, e incluso resultar mortal si no se trata de forma adecuada. Además de la fiebre, los pacientes sufren un dolor abdominal intenso. En los niños pequeños puede ser particularmente grave, máxime en los entornos con escaso acceso a recursos sanitarios en los que suele proliferar.

Afortunadamente se puede combatir esta infección con antibióticos tanto intravenosos (en los casos más graves), como orales. Habitualmente no se puede esperar a tener el diagnóstico de certeza de fiebre tifoidea, y se trata al paciente de forma empírica con los antibióticos adecuados cuando se sospecha este proceso, porque el retraso en el tratamiento puede suponer complicaciones graves.

Ha habido casos de fiebre tifoidea desde hace siglos. Se piensa que ya en la Grecia precristiana hubo alguna epidemia de fiebre tifoidea, y también se considera que en el siglo XVI en América se produjeron epidemias de fiebre tifoidea que asolaron la población indígena. Posteriormente han aparecido múltiples brotes en todo el mundo. La bacteria se descubrió en 1880 por el alemán Karl Ebert. Ya en 1897 se desarrolló la primera vacuna.

Esta enfermedad constituye un verdadero problema de salud pública en los países en vías de desarrollo, y para combatirla sería fundamental establecer medidas de salud pública para prevenir la aparición de epidemias graves como la que hubo en el Congo en la primera década del 2000, o el brote de Uganda de 2015. Mejorando las condiciones higiénicas de los países en los que se presenta se podría minimizar su impacto. 

Actualizado: 3 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Dra. Sari Arponen

Especialista en Medicina Interna y enfermedades infecciosas del Hospital Universitario de Torrejón
Dra. Sari Arponen

PUBLICIDAD

Entrevista con el experto

Miguel Pita
El experto en genética Miguel Pita explica cómo influye nuestro ADN en nuestro comportamiento y preferencias. Foto @CarlosGivaja.

Miguel Pita

Doctor en Genética y Biología Celular, y autor de 'El ADN dictador'
"Estamos más determinados genéticamente de lo que nuestro cerebro quiere reconocer, porque hemos perdido la capacidad de vernos como animales, pero si nos fijásemos en otros animales observaríamos que en su programa genético llevan escritos muchos instintos que condicionan su conducta"

PUBLICIDAD

Salud en cifras

40%
puede aumentar el riesgo de muerte una mala salud bucodental
'Fuente: 'Universidad de Ciencias Médicas de Teherán''