PUBLICIDAD

Mascotas
Cólico equino
El cólico equino es un síndrome muy frecuente en el caballo, con múltiples causas, que de no tratarse puede resultar muy grave. Aprende a reconocer sus síntomas y realizar los primeros auxilios para aliviar su dolor.
Escrito por María Bayón Piedrabuena, Veterinaria clínica de pequeños animales

Cólico equino: qué es, causas y factores predisponentes

Mujer acariciando a un caballo con cólico equino

Algunos cólicos equinos se producen por problemas no digestivos como cálculos renales, tumores o torsión del útero.

Etimológicamente la palabra ‘cólico’ significa ‘dolor de colon’, aunque en realidad se refiere al dolor fuerte y agudo que proviene de cualquier zona de la cavidad abdominal. El cólico equino suele durar unos minutos, de forma intermitente, subiendo en intensidad para decrecer posteriormente. El dolor abdominal puede deberse a alteraciones en el aparato digestivo del caballo, especialmente en el intestino delgado y el colon, denominándose cólicos verdaderos. Pero el dolor también puede proceder de otros órganos como el hígado, el riñón o el útero (en las yeguas); estos se conocen como cólicos falsos. En ocasiones resulta muy difícil determinar con exactitud el origen del dolor.

Causas más comunes de cólico en el caballo

Algunos cólicos equinos se producen por problemas no digestivos como cálculos renales, tumores o torsión del útero, pero la mayoría se originan por alteraciones digestivas entre las que podemos destacar:

  • Anomalías dentales: un mal cuidado dental en el caballo dificulta la masticación correcta de los alimentos y complica su digestión, provocando impactación (taponamiento) intestinal.
  • Gastritis, enteritis, colitis: todas las alteraciones que conllevan inflamación del estómago, el intestino o el colon acaban por ocasionar deshidratación en el caballo, alterar la flora bacteriana y la motilidad normal del intestino, paralizándolo (íleo) o contrayéndose en exceso (cólico espasmódico).
  • Parásitos: los estróngilos son gusanos parásitos que pueden provocar trombos en los vasos sanguíneos intestinales, ocasionando isquemia (ausencia de irrigación sanguínea)     y mal funcionamiento orgánico.
  • Obstrucciones: causadas por ingestión de cuerpos extraños (como arena) o la impactación de alimento mal digerido, produce a su vez distensión gaseosa del intestino.
  • Hernias, vólvulos, invaginaciones y torsiones: son trastornos anatómicos en los que alguna parte del tracto intestinal del equino cambia de posición, se introduce en un lugar inadecuado o se gira sobre sí mismo, afectando al riego sanguíneo y la función intestinal.

Factores predisponentes de cólico equino

La frecuencia de presentación del cólico es mayor en ciertos caballos que reúnen una combinación de factores predisponentes, entre los que destacan:

  • Edad: el cólico puede aparecer a cualquier edad, pero es más frecuente en caballos de edad media, entre los 3 y los 8 años.
  • Sexo: las hembras gestantes pueden sufrir cólicos debidos a la torsión del útero y los machos a consecuencia de hernias escrotales.
  • Raza: el caballo árabe está predispuesto genéticamente a sufrir problemas digestivos y los ponis a padecer obstrucciones en el tracto intestinal.
  • Aptitud: los caballos de deporte tienen tendencia a padecer cólicos debido al estrés y al ejercicio extenuante.
  • Hábitat: aquellos animales que pastan en zonas arenosas o donde abundan los gusanos parásitos, como los estróngilos, son más proclives a los cólicos equinos. Por otro lado, los que pasan demasiado tiempo en el box sin realizar ejercicio también están predispuestos a sufrir cólicos.
  • Alimentación: la carencia de fibra, el abuso del concentrado o la escasez de agua accesible y limpia y los cambios bruscos en la alimentación pueden ser perjudiciales.
  • Antecedentes de cólico: aquellos caballos que ya lo han padecido anteriormente, son más propensos a sufrirlo de nuevo.

Actualizado: 15 de Junio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD