PUBLICIDAD

Cómo actuar ante el atropello de un animal
Saber qué hacer en el caso de presenciar o provocar el atropello de un animal puede salvar su vida. Te explicamos, además, los aspectos legales relativos a este tipo de accidentes de tráfico, y la mejor forma de prevenirlos.
Escrito por Diana Oliver, Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana

Atropello de animales: claves para evitarlos

Animal en la carretera

Pese a una mayor concienciación de la población en cuanto a la protección animal y al aumento considerable en las últimas décadas de la seguridad vial, los atropellos de animales, tanto silvestres como domésticos, son lamentablemente habituales en nuestras carreteras. Es muy complicado saber con exactitud la cifra de animales domésticos y silvestres que son atropellados cada año en las carreteras, ya que no existe un censo que recoja estos datos. Tampoco es fácil si tenemos en cuenta que el arrollamiento no siempre termina con consecuencias para el vehículo o sus ocupantes, quienes suelen huir del lugar del siniestro sin prestar mayor importancia a lo sucedido.

Sin embargo, cuando sí las hay, según el último informe Accidentes de tráfico con animales. Análisis de la situación a nivel europeo y español, elaborado en 2011 por la Fundación RACC para la Dirección General de Tráfico, tenemos una idea de la magnitud del problema: a lo largo de 2009 se registraron alrededor de 13.900 accidentes de tráfico ocasionados por atropellos de animales. Mientras que la asociación Ecologistas en Acción denuncia que la cifra de animales atropellados podría ascender a más de 300.000 al año.

Conocer las claves para evitar este tipo de sucesos, saber cuáles son los aspectos legales a tener en cuenta y cómo actuar en el caso de presenciar o provocar un atropello, pueden ser de gran ayuda. Te lo contamos todo en el siguiente artículo.

En cuanto al tipo de animal, y a tenor de las cifras del citado informe, el jabalí es el animal silvestre que protagoniza un mayor número de accidentes, con un total del 31% de los atropellos. Si hablamos de animales domésticos, el perro, seguido de la vaca y del caballo, son los más habituales.

Soluciones para evitar atropellos de animales en la carretera

Para evitar los atropellos en el caso de los animales silvestres no existe por el momento una solución unánime que sea realmente eficaz al 100%. La incorporación de vallas metálicas ha sido durante décadas la primera opción para solventar este problema, una medida que se ha implementado en la mayoría de autopistas y autovías, como podemos observar con tan solo echar un vistazo al entramado automovilístico. Sin embargo, no es una solución válida para otro tipo de carreteras como pueden ser las comarcales o las urbanas, y tampoco es la medida preferida de las asociaciones en defensa de los animales ya que, entre otros, lamentan que este tipo de recursos dividen el hábitat de la fauna.

Las posibles soluciones, según los expertos, deberían centrarse en un análisis exhaustivo del tipo de animal que habita en la zona, así como de la clase de vía en la que se producen los accidentes. Una idea es la creación de los llamados pasos de fauna, elaborados con materiales naturales y que sirven para que los animales silvestres crucen por un punto determinado de la carretera.

Atropello de un animal, pasos a seguir
En las carreteras comarcales no es posible instalar vallas metálicas para evitar el paso de la fauna silvestre.

Pese a que se trata de sucesos muchas veces imprevisibles, es más sencillo evitar un atropello a través de medidas preventivas por parte de sus cuidadores cuando hablamos de animales domésticos: evitar los escapes del animal a través del vallado de las fincas, medidas de sujeción, o trasportines específicos en el caso de perros, gatos, o aves, y no pasar por alto los posibles imprevistos que pueden acontecer en la calzada, o al otro lado de ella, y que pueden llamar la atención del animal.

No corren la misma suerte los animales callejeros que sin un plan eficaz de acogimiento por parte de los ayuntamientos, están expuestos a los peligros de la calle; no solo en cuanto a atropellos se refiere, sino también a los ataques de otros animales o los envenenamientos accidentales, o planeados, entre otros.

En el caso de los conductores, y tanto si hablamos de animales domésticos como si nos referimos a animales silvestres, también deben colaborar en la prevención de los accidentes: reduciendo la velocidad y aumentando el estado de alerta ante la señalización de animales sueltos en la vía, y encendiendo las luces del vehículo al atardecer y, por supuesto, siempre de noche, para aumentar la visibilidad, o incluso ahuyentar a los animales que pudieran cruzar por la carretera.

Actualizado: 23 de Julio de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD