PUBLICIDAD

Hemorragia nasal en gatos
El sangrado nasal en el gato alarma, sobre todo si la hemorragia no cesa, y puede tener muchos orígenes, desde una leve herida hasta una neoplasia. Conoce las causas más frecuentes de epistaxis felina y cómo debes actuar.

Qué es la epistaxis felina: causas de sangrado nasal en el gato

Actualizado: 10 de diciembre de 2019

El término epistaxis proviene del griego ‘epistazo’ o ‘epístaxis’ y significa ‘goteo’. Es un término médico que se refiere a la hemorragia o sangrado que proviene de la nariz. En el gato, esta epistaxis nasal puede ocurrir por dos mecanismos principales que son la ruptura de un vaso sanguíneo (consecuencia de un traumatismo, o por debilidad de la pared), o por el fallo en la coagulación de la sangre (escasez de plaquetas o déficit de factores de coagulación).

Causas de epistaxis o hemorragia nasal en los gatos

El sangrado nasal en los gatos puede producirse por un leve traumatismo o por motivos más graves, como un linfoma nasal. Las causas de epistaxis felina son:

  • Traumatismos: caídas desde altura, atropellos, peleas entre felinos.
  • Enfermedades nasales y respiratorias crónicas: rinitis, pólipo nasofaríngeo.
  • Cuerpo extraño en la nariz: espigas.
  • Infecciones: bacterianas, fúngicas (aspergilosis, criptococosis), víricas (herpesvirus felino, virus de la leucemia o de la inmunodeficiencia felina), o parasitarias (leishmaniosis, larvas de insectos).
  • Problemas dentales: fístula oronasal, abscesos en la raíz dental.
  • Enfermedades sistémicas: hipertensión arterial, insuficiencia renal crónica.
  • Trastornos de la coagulación: hereditarios (hemofilia) o adquiridos (intoxicación por raticidas, trombosis, vasculitis, CID).
  • Neoplasia oral o nasal: linfoma nasal, carcinoma de células escamosas, fibrosarcoma.

Factores predisponentes al sangrado de nariz en el felino

Cualquier gato podría sufrir epistaxis en algún momento de su vida, pero los más jóvenes y sin castrar que salen al exterior están más predispuestos a traumatismos por su curiosidad innata, los enfrentamientos con otros gatos y la posibilidad de contraer enfermedades infecciosas.

Por otro lado, la causa más frecuente de epistaxis en los gatos adultos y ancianos son los problemas dentales, la hipertensión arterial y los tumores.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD