PUBLICIDAD

Pruebas médicas
Sigmoidoscopia
La sigmoidoscopia permite visualizar la parte baja del intestino grueso, el sigma y recto, introduciendo un endoscopio a través del ano. En caso necesario, este estudio inicial se ampliará con una colonoscopia.
Escrito por David Saceda Corralo, Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología

Cómo se hace la sigmoidoscopia

Primero el médico te preguntará si estás de acuerdo con someterte a la prueba. Él te explicará por qué cree importante realizar la sigmoidoscopia en ese momento. Será necesario que firmes un consentimiento escrito, y tras esto se te citará otro día para realizar el estudio, o se realizará en el momento si es necesario.

Cuando te vayan a realizar la prueba te pedirán que hayas realizado deposiciones horas antes de someterte a ella; al llegar al hospital te pondrán un enema una hora antes y así se asegurarán de que tus intestinos estén vacíos. Los días antes de la prueba procura tomar poca fibra, y la mañana de la prueba puedes desayunar algo ligero y líquido (un café, por ejemplo). Antes de la prueba también debes ir al baño para vaciar la vejiga.

Después te pedirán que te quites los pantalones o falda, y la ropa interior. Te tumbarás en una camilla sobre el lado izquierdo, con las piernas flexionadas de manera que puedas abrazarte las rodillas. Una vez colocado el médico lo primero que hará será observar el exterior del ano. Comprobará si hay lesiones externas y si la piel no tiene alteraciones. Luego te realizará un tacto rectal con lubricante para palpar el interior del canal anal y comprobar que nada obstruirá el paso del sigmoidoscopio.

Al introducir el sigmoidoscopio notarás una sensación de pesadez en la parte baja del vientre, similar a la que se siente al defecar. Si insuflan aire la sensación de ganas de defecar será mayor aún. Una vez introducido el sigmoidoscopio se mete poco a poco en su longitud para observar el interior del intestino grueso hasta donde sea posible. Cuando llegue al final, se retirará el sigmoidoscopio lentamente y se revisará toda la zona a estudio.

Si durante la prueba se observan áreas sospechosas de tumor se puede tomar una biopsia. Para ello se usan unas pinzas pequeñas que están en el extremo del sigmoidoscopio y que permiten arrancar pequeñas muestras del tumor sospechoso. Puedes sentir un pinchazo durante la toma de la biopsia que durará un instante. Los días posteriores a la sigmoidoscopia es normal que sangres un poco con las heces, pero debe desaparecer a los pocos días.

Complicaciones de la sigmoidoscopia

En general no presentarás ninguna complicación tras la sigmoidoscopia. Se recomienda mantener una dieta rica en fruta y fibra, y permanecer bien hidratado con agua para mantener un ritmo intestinal normal. Evitar el estreñimiento es muy importante. Debes acudir al médico cuando notes fiebre, escalofríos, dolor, o sangrado continuo a través del ano.

Las complicaciones en la sigmoidoscopia que pueden ocurrir son:

  • Perforación de la pared del recto o del sigma, que puede obligar a realizar una cirugía urgente.
  • Infección local, que obligue a realizar tratamiento antibiótico para evitar la formación de un absceso.
  • Sangrado, más frecuente si se biopsia.

Actualizado: 14 de Septiembre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

David Saceda Corralo

Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología
David Saceda

PUBLICIDAD

Salud en cifras

470%
pueden aumentar el riesgo de muerte las terapias alternativas en pacientes de cáncer
'Fuente: 'Journal of the National Cancer Institute''

PUBLICIDAD