Rubéola
Escrito por María Dolores Tuñón, licenciada en Medicina por la Universidad de Alcalá de Henares
Esta infección, aunque de carácter leve, resulta muy peligrosa si la madre la transmite al feto en desarrollo. Por eso, si quieres tener un bebé, te conviene saber si tienes anticuerpos para la rubéola y, si no es así, debes vacunarte.

Rubéola

¿Qué es la rubéola?

La rubéola es una enfermedad contagiosa causada por un virus de la familia de los togavirus. Afecta tanto a niños como a adultos, pero su verdadera importancia como problema de salud pública radica en que si una mujer embarazada resulta infectada durante los primeros meses de la gestación, la enfermedad puede afectar también al feto y causarle malformaciones congénitas graves.

Cómo se transmite

El virus se propaga mediante las gotitas que se expulsan con las secreciones respiratorias de los individuos infectados. Durante el embarazo, la rubéola puede transmitirse de la madre al feto a través de la placenta, causándole graves trastornos (esto es lo que se denomina rubéola congénita).

El agente infeccioso llega a la faringe gracias a la inhalación de esas gotitas contaminadas. Una vez allí, pasa al torrente sanguíneo y alcanza el tejido linfático, donde queda alojado y se reproduce. Finalmente, cuando el virus ya se ha multiplicado lo suficiente, vuelve a pasar a la sangre. Es en este momento cuando el organismo comienza a responder a la infección, produciendo anticuerpos capaces de destruir al virus. El individuo infectado puede contagiar la enfermedad aproximadamente desde una semana antes de la aparición del exantema hasta una o dos semanas después.

Una vez que una persona ha sido infectada, los anticuerpos que genera su organismo permanecen inactivos en el tejido linfático durante el resto de su vida. Gracias a ello, si en cualquier momento se vuelve a producir una infección, el cuerpo humano será capaz de combatirla.

Epidemiología

Antes de la introducción de la vacuna contra la rubéola (en España se incluyó en el calendario de vacunación infantil en 1977), se producían epidemias periódicamente, y la enfermedad solía afectar más a los niños, especialmente a aquellos en edad escolar por tratarse de una enfermedad que se transmite fácilmente con el contacto cercano. En la actualidad, sin embargo, las epidemias han quedado prácticamente erradicadas, y la enfermedad afecta principalmente a adultos jóvenes que no han sido vacunados.

 

Temas en este artículo

Actualizado: 09/06/2014

PUBLICIDAD

Entrevista

Dr. Francisco Arnalich

Experto en hipertensión

"La mortalidad cardiovascular se multiplica por más de cinco en el paciente hipertenso"

 

50% de la población adulta puede sufrir hemorroides

Entre el 30 y el 50% de la población adulta de los países occidentales puede sufrir este trastorno, que es la patología proctológica más frecuente, y del 5 al 10% de los afectados necesitará algún tratamiento.

Fuente: 'Hospital Victoria Eugenia de Sevilla'

 

PUBLICIDAD