PUBLICIDAD

Bebés y niños
El primer teléfono móvil de los niños
Te damos las claves para saber cuándo es el momento oportuno para comprar un teléfono móvil a tu hijo, qué características debe tener y cómo enseñarle a que haga un uso seguro y responsable de él y del WhatsApp.
Escrito por Amparo Luque, Periodista experta en embarazo e infancia

Recomendaciones sobre WhatsApp para niños y padres

Aunque el primer teléfono móvil de tu hijo no debería tener conexión a Internet, mención especial merece WhatsApp. Este sistema de mensajería instantánea es muy práctico y el niño, sin duda, lo demandará. De hecho, según el estudio Menores de Edad y Conectividad Móvil en España: Tablets y Smartphones, elaborado por el Centro de Seguridad en Internet para los Menores en España PROTEGELES a principios de 2014 “el 76% de los niños y adolescentes de 11 a 14 años de edad utiliza WhatsApp habitualmente, y el 65% participa en grupos”.

Mediante este sistema pueden hablar, intercambiar archivos de todo tipo (predominan las fotografías), aclarar cosas de los deberes o de actividades del colegio, e incluso organizar eventos.

Evidentemente esto es un paso más, se configura como una auténtica red social que requiere una vigilancia aún más exhaustiva por parte de los padres: vuestro control es imprescindible. Lo mejor sería esperar un poco más para que el niño dispusiera de esta aplicación; las propias condiciones o términos de servicio de WhatsApp indican los 16 años como edad autorizada para su uso (los menores de esta edad requieren consentimiento legal de sus padres o tutores).

Así, cuando decidamos que nuestro hijo la tenga, lo primero que hemos de hacer al instalarla en su móvil es configurarla para que tenga la mayor seguridad posible. Y, a partir de ahí, concienciarnos de que tendremos que ejercer una vigilancia constante y profunda.

Debéis establecer con el niño la condición de que vosotros accederéis a ella para revisar sus conversaciones, y la norma de que os tiene que enseñar cualquier cosa que intercambie. E insistidle de nuevo en lo fundamental de proteger su intimidad y de no hacer daño a nadie al manejar e intercambiar información. Estos valores adquieren mayor relevancia cuando se trata de conectividad móvil.

Además, restringir lo máximo posible el uso de WhatsApp es muy importante porque, ¡cuidado!, es una aplicación especialmente adictiva que puede hacer que el niño esté pegado a su móvil todo el día. Por ello, en este caso son más necesarios aún los límites y todas esas normas de uso racional que hemos establecido para las llamadas o el resto de acciones llevadas a cabo con el teléfono. Como todo, bien utilizado no tiene por qué ser negativo.

Por supuesto, bajo todo esto subyace de nuevo la relación de confianza que debéis construir desde el principio con vuestro hijo a la hora de enseñarle a usar correctamente el teléfono móvil.

¡Ah! y procurad estar siempre lo mejor informados posible y manejar más o menos bien la tecnología móvil. Es la única forma de acompañar al niño correctamente en este proceso, y no quedaros atrás. Ante cualquier duda o problema, buscad ayuda. Hoy por hoy existen muchas entidades que se ocupan de formar y de dar pautas a los padres para mejorar la educación en estos ámbitos.

Y si os encontráis con situaciones peligrosas o contenidos denunciables, dirigíos a la policía o consultad con expertos: por ejemplo, Protégeles (www.protégeles.com) es una organización especializada en estos ámbitos. 

Actualizado: 31 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Amparo Luque

Periodista experta en embarazo e infancia
Amparo Luque

PUBLICIDAD

Salud en cifras

1.400%
más bacterias tienen las tartas de cumpleaños tras soplar las velas
'Fuente: 'Universidad Clemson (Carolina del Sur, Estados Unidos)''

PUBLICIDAD