Poliuria en la infancia
Cuando un niño orina más de lo normal se considera poliuria y hay que averiguar su origen, ya que podría ser síntoma de una enfermedad, desde una infección urinaria a diabetes tipo 1. Conoce sus causas y soluciones.

Poliuria en la infancia: cuando el niño orina más de lo normal

Actualizado: 1 de octubre de 2020

La poliuria se define como la situación en la que un niño orina más de lo considerado normal para su edad. Este término suele aplicarse a niños ya continentes (que no llevan pañal), por encima de los 3-4 años. Aunque en ocasiones se trate de algo leve y pasajero, también puede ser síntoma de algunas enfermedades importantes, como la diabetes, por lo que es necesario reconocer los signos de alarma para consultar con el pediatra.

Cuándo se considera que el niño orina más de lo normal

El ritmo normal de diuresis (de orina) en un niño puede variar ligeramente en función de la edad, pero en niños continentes por encima de los tres años suele ser en torno a 1-3 ml/kg/hora; es decir, no existe un “volumen total normal”, sino que siempre hay que referenciarlo al peso. Lo habitual en un niño por encima de los cuatro años es que vaya al baño unas tres o cuatro veces al día, adaptando este ritmo a las rutinas diarias una vez empieza la escolarización.

En la poliuria infantil el volumen es mayor a 4 ml/kg/h, o bien 2-3 veces el volumen de diuresis habitual. Un niño con poliuria puede estar yendo al baño constantemente, incluso varias veces durante una hora. Debido a la excesiva pérdida de agua por la orina, es frecuente que se asocie a polidipsia, es decir, beben agua constantemente para compensar la pérdida hídrica que tienen a través de la orina.

Niña bebiendo agua

La poliuria produce un gran trastorno y estrés emocional en el niño que lo sufre, ya que afecta a las rutinas de su vida diaria y en la escuela, así como a su ámbito familiar y sus relaciones sociales.

Poliuria y otras alteraciones de la diuresis

La poliuria puede ser en ocasiones algo pasajero, pero si se mantiene en el tiempo (más de dos semanas), o se asocia a otros síntomas clínicos, será necesario descartar algunas patologías. A este respecto existe gran confusión entre algunos términos que no son sinónimos, sino a veces complementarios:

  • Poliuria: diuresis excesiva; el niño va al baño constantemente y la cantidad de orina es muy abundante.
  • Polaquiuria: tiene un pequeño matiz de diferencia con el anterior; hace referencia al niño que va al baño constantemente, pero no necesariamente con un volumen de orina muy elevado. Va muchas veces, pero puede orinar pequeñas cantidades cada vez. Esto ocurre con frecuencia en las cistitis o infecciones de orina.
  • Nicturia: cuando el niño tiene que levantarse varias veces en la noche para ir al baño, debido al gran volumen de orina que se va acumulando en la vejiga,
  • Enuresis: es una situación mucho más habitual, en la que al niño se le escapa el pis por la noche, estando dormido. En la mayoría de las ocasiones es un trastorno benigno que desaparece con la maduración del niño.

La poliuria y la nicturia pueden obedecer a enfermedades de base, por lo que es necesario reconocer los síntomas para consultar con el pediatra. En cambio, la polaquiuria es con más frecuencia secundaria a una infección de orina, o incluso a una vulvovaginitis en el caso de las niñas, trastornos muy comunes en la infancia.

Creado: 29 de septiembre de 2020

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD