PUBLICIDAD

Fiestas infantiles y cumpleaños adaptados a niños con autismo

Las fiestas infantiles están llenas de estímulos visuales y sonoros muy divertidos para los niños, pero que pueden agobiar a aquellos con autismo. Descubre cómo adaptar las celebraciones para que no les generen estrés.
Escrito por Natalia Castejón, periodista especializada en vida saludable
Fiestas infantiles adaptados a niños con autismo

A los niños les encantan las fiestas y los globos, la música y la tarta no pueden faltar en un cumpleaños infantil, sin embargo, todos estos estímulos pueden resultar abrumadores y muy estresantes para los niños con algún trastorno del espectro autista (TEA), como el autismo, el más conocido de ellos. Si es el caso de tu hijo, o quieres preparar una fiesta y alguno de los asistentes tiene este problema, te ofrecemos algunos consejos para adaptar la celebración a sus necesidades.

Los niños con autismo suelen tener dificultades para relacionarse con otras personas, mantener la atención, o jugar durante un tiempo prolongado, por lo que su fiesta de cumpleaños debe estar adaptada a ellos

Lo primero a tener en cuenta son las limitaciones sociales que presenta el niño con autismo, porque normalmente suelen tener dificultades a la hora de relacionarse con otras personas, mantener la atención, jugar durante un tiempo prolongado, o escuchar instrucciones. En función de su caso, que como decimos será diferente en cada niño, podrás elegir el tipo de fiesta en la que el pequeño se sentirá más a gusto. Te damos algunas ideas generales para celebrar una fiesta para niños con autismo:

Cómo preparar la fiesta infantil

La preparación previa a la celebración es uno de los momentos más importantes, pues de ello depende gran parte de su éxito.  Muchas veces nos complicamos mucho, como nos explica José Alberto Monseco, director académico de Abascool, (centro de formación superior especializada en el tratamiento del autismo), porque existen muchas opciones para celebrar los cumpleaños infantiles, como fiestas en casa, boleras, excursiones, yincanas y demás, pero a veces lo más simple es lo más reconfortante. Estos son algunos de los aspectos que debes tener en cuenta:

  • Temática

    Temática

    Elige algo que le guste al niño o la niña, como por ejemplo el personaje de una película, dibujos animados, o algo que sepas que le entusiasma, como los trenes o los perros, así estará más contento e ilusionado.

  • Invitados a la fiesta infantil

    Lugar e invitados

    Celebrar el cumpleaños en sitios desconocidos, como restaurantes o centros comerciales puede hacer que el pequeño se sienta indefenso y estresado, así que lo ideal es optar por un sitio familiar que hará que se encuentre más tranquilo y confiado, pues conoce el ambiente y sus estancias. Además, hay que evitar la aglomeración de gente, que puede agobiar al niño, y es mejor invitar solo a los amigos y familiares más cercanos.

  • Fiesta infantil

    Estructura clara

    Los niños con autismo pueden responder mejor a las actividades si se les plantean con una estructura diferenciada, es decir, de forma que tengan claro en qué momento va a ocurrir cada parte de la fiesta. Por ejemplo, primero el recibimiento de los invitados, después juegos con burbujas, tiempo para colorear, piñata, tarta y, por último, la despedida.

  • Fiesta de cumpleaños

    Pequeña guía para los asistentes

    Dar unas pequeñas pautas de actuación a los padres de los pequeños invitados sobre cómo actuar en caso de que el niño o niña con autismo comience a sentirse incómodo puede ayudar a que la situación esté controlada y prevenir cualquier tipo de imprevisto, incluso si la situación requiere que se cancele la fiesta en cualquier momento.

  • Preparando la fiesta infantil

    Preparar la fiesta con el niño

    Una buena manera de hacer que todo salga bien en la celebración es practicar días antes con su protagonista lo que se va a hacer en la fiesta, contándole cómo se ejecutan los juegos que se van a llevar a cabo, o cómo debe actuar cuando le traigan la tarta, por ejemplo. También podéis ver vídeos en internet de otras fiestas, porque así podrá formarse una imagen visual de lo que pasará días después. Una buena opción es hacer partícipe al niño de la preparación de la fiesta, haciendo que elija el menú, los invitados, las invitaciones...

  • Plan B

    Plan B

    Si por cualquier motivo la planificación inicial no se puede cumplir, es de utilidad tener un plan B al que recurrir. Por ejemplo, si vemos que el niño comienza a agobiarse con uno de los juegos planteados, podemos tener otro preparado para cambiar en tan solo unos minutos.

Qué aspectos vigilar durante la celebración

A lo largo de la celebración hay algunos aspectos a los que habrá que prestar especial atención para que el niño se encuentre cómodo. Estos son algunos de ellos:

  • Música en una fiesta infantil

    Volumen de la música

    Los sonidos elevados pueden alterar a los niños con autismo, por lo que si los juegos o actividades incluyen música, esta deberá estar a un tono bajo. También pueden hacerse juegos que requieran del silencio de los niños, y así la tranquilidad del pequeño con TEA será mayor.

  • Comida favorita

    Comida favorita

    La comida típica de los cumpleaños puede no ser la mejor opción; para evitar riesgos, prepara el plato favorito de tu hijo. Si ves que puedes hacer que ese sea el menú colectivo, perfecto; si no, puedes preparar un menú para los invitados y otro para el cumpleañero con la excusa de que al ser el protagonista tiene una comida especial.

  • Piñata

    Piñata de cartón

    Muchas de las piñatas que hay en el mercado son resistentes y están diseñadas para que los niños se tiren un buen rato golpeándolas, pero esto puede ser muy frustrante para los niños con autismo, por lo que es mejor que sea de cartón fino, o se trate de una piñata con cuerda, que de un solo tirón se rompe y caen todas las chucherías o juguetes.

  • Niños jugando

    Juguetes de emergencia

    Ten a mano el juguete o libro favorito de tu hijo para que si se pone nervioso pueda jugar con él, algo que le tranquilizará bastante.

  • Niña descansando en la fiesta infantil

    Descansos

    Si notas que el pequeño empieza a experimentar estrés o a encontrarse mal por la celebración puedes llevarlo a dar un paseo o a otra habitación para hacer un descanso de unos 15 minutos. En ese descanso puedes incluir unos cascos con insonorización para reducir al mínimo los estímulos sonoros.

  • Tarta

    Tarta

    Ser el centro de atención puede ser algo muy incómodo para un niño con necesidades especiales, y eso sumado al ruido mientras sus compañeros le cantan el cumpleaños feliz puede hacer que comience a sentir ansiedad. Para evitarlo, puedes pedir que se cante casi en susurros, y si aun así ves que no está cómodo, lo mejor es olvidarse del momento tarta.

Qué hacer después de la fiesta

Una vez que la celebración ha terminado y los invitados se han marchado, llega el momento de valorarla y aprender de lo que ha salido bien y mal para que la experiencia ayude a preparar mejor la siguiente fiesta de cumpleaños. Para ello:

  • Madre hablando con su hija sobre la fiesta infantil

    Pregunta a tu hijo

    Puede que tengas una idea del cumpleaños muy diferente a la que ha tenido tu hijo. Pregúntale qué tal se lo ha pasado, qué es lo que más le ha gustado y qué es lo que menos, y así podrás tenerlo en cuenta para los venideros.

  • Abriendo los regalos

    Abrid los regalos

    Quizá este sea el mejor momento para que tranquilamente y sin prisas se abran los regalos que han traído los invitados. Si se cansa de hacerlo, siempre se puede seguir en otro momento.

Recuerda que cada niño es diferente, como nos dice Jose Alberto Monseco de Abascool, la clave está en conocer bien al niño y adaptar la fiesta al tipo de ambiente y actividades que le gustan al pequeño y con los que sabes que se siente cómodo. No pienses en lo que le gustaría a los demás, o lo que se suele hacer en estas celebraciones, sino en lo que crees que puede ser perfecto para él.

Actualizado: 6 de Septiembre de 2019

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD