Seguramente habrás oído en los medios de comunicación cómo cada vez más jóvenes se ven implicados en casos de ciberacoso o ciberbullying, es decir, el acoso a través de los medios digitales, debido al uso extensivo que se realiza, pero sobre todo al anonimato de la red. Un informe reciente de la OMS ponía a España entre los países con mayor incidencia de insultos y amenazas a los menores a través de Internet, WhatsApp o las redes sociales. Un problema cuyas repercusiones pueden ir desde una merma de la autoestima a un aumento del riesgo de depresión e incluso a de autolesiones e intentos de suicidio. Descubre todas las claves sobre qué es el ciberacoso, qué hacer cuando surge y cómo prevenirlo.

PUBLICIDAD

¿Qué es el ciberacoso o ciberbullying?

El término ciberacoso, también conocido como ciberbullying, es una extensión del acoso en los medios tecnológicos, por teléfono o por Internet, por el cual una persona (acosador) trata de minar y socavar la autoestima de otra (acosado o bullied), enviándole mensajes amenazantes, intimidatorios o chantajistas a través de servicios de correo electrónico o mensajería instantánea (tipo chat, WhatsApp o messenger), sms o las redes sociales (Facebook, Twitter, Instagram, Snapchat…).

Antes de que se extendiese el uso de la tecnología, en el fenómeno de bullying o de acoso o maltrato emocional se producía un encuentro cara a cara entre el acosador y el acosado, acompañado de insultos, amenazadas y burlas, pudiendo además desembocar en la agresión física como modo de conseguir aquello que quería el acosador.

PUBLICIDAD

En los últimos años, y gracias a las campañas de sensibilización, especialmente en el ámbito escolar, dirigidas tanto a profesores como a padres, se ha ido reduciendo el número de casos de acoso directo. Sin embargo, se ha dado paso al nuevo fenómeno del ciberacoso, auspiciado por la generalización del empleo de dispositivos móviles y el uso de Internet, además de por la idea de anonimato en la red, lo que da al acosador cierta impunidad de su actos.

Algunos expertos distinguen entre ciberacoso y ciberbullying, siendo el primero aquel que se produce mediante el uso de nuevas tecnologías; restringiendo el término de ciberbullying únicamente a los casos en que el acoso se realice entre menores utilizando para ello los medios tecnológicos.

Ciberacoso o ciberbullying

Es especialmente preocupante el creciente número de casos entre adolescentes. Por ejemplo en España, casi un tercio de los menores de 17 años afirma haber sufrido ciberacoso, e incluso el 19% reconoce haber insultado en la red, mientras que cerca de un 6% confiesa haber sufrido acoso en las redes sociales alguna vez, según un informe de Save the Children. En Latinoamérica, según datos de la UNESCO, más del 50% de los alumnos de primaria ha sido víctima de acoso escolar, un peligro que se potencia en la red.

PUBLICIDAD

Los datos provenientes de varios países, reseñados por la UNESCO, revelan también que los niños, en particular, las niñas entre 11 y 13 años, son los más expuestos a convertirse en blanco de depredadores sexuales. En Estados Unidos, el 98% de los depredadores sexuales en línea no han visto nunca a sus víctimas en la vida real.

Ciberacoso, en aumento durante la pandemia

El 4 de noviembre se conmemora el Día Internacional contra la Violencia y el Acoso en la Escuela, incluido el Ciberacoso, que este año tendrá como tema “Luchar contra el ciberacoso y otras formas de violencia en línea que involucran a niños, niñas y jóvenes”. Y es que, precisamente como apunta la Directora General de la UNESCO, Audrey Azoulay, "es un hecho que los niños y los jóvenes pasan cada vez más tiempo en línea, y la pandemia de COVID-19 ha exacerbado esta tendencia. En algunos países, el tiempo que pasaron los niños ante la pantalla se duplicó entre mayo de 2019 y mayo de 2020. Aunque el acceso a Internet ofrece oportunidades de interacción social y aprendizaje, también pone a los niños y los jóvenes en situación de riesgo de sufrir violencia en línea".

PUBLICIDAD

En todo el mundo, el 84% de los padres se declaran preocupados por la seguridad de sus hijos en Internet. Como explican desde la UNESCO, "aunque los datos mundiales son limitados, las pruebas muestran que el ciberacoso y otras formas de violencia psicológica en línea se han disparado durante la pandemia. En Europa, el 44% de los niños que sufrían ciberacoso antes de la COVID-19 señalaron que este había aumentado durante el confinamiento".

Creado: 12 de diciembre de 2012

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD