PUBLICIDAD

Bebés y niños
Sudamina
La sudamina o miliaria es una erupción de la piel que aparece con frecuencia en verano en los bebés y niños menores de dos años. Aunque no reviste gravedad, se puede prevenir siguiendo algunos sencillos consejos.
Escrito por Dra. María Teresa Romero Rubio, Pediatra

Qué es la sudamina o miliaria

Sudamina, consejos para evitar su aparición en bebés

La sudamina se caracteriza por la aparición de erupciones en la frente y otras zonas de la piel del bebé.

La sudamina (nombre más utilizado en España) o miliaria (término empleado con mayor frecuencia en América Latina) es una erupción o sarpullido de la piel que afecta a los bebés y niños pequeños y que suele darse con mucha frecuencia en verano.

Está producida por la obstrucción de las glándulas sudoríparas, dando lugar a la aparición de pequeñas ampollas o granitos (de tamaño menor al de una cabeza de alfiler) de color rojizo y contenido claro. La erupción se suele localizar en las zonas donde los pequeños sudan más (frente, sienes, cuello y pliegues de la piel), aunque puede localizarse en cualquier sitio del cuerpo.

Como ocurre con otros tipos de erupción cutánea, para los padres primerizos puede ser algo alarmante. Sin embargo, la sudamina nunca se acompaña de fiebre y desaparece incluso sin aplicar ningún tipo de tratamiento especial.

Suele durar poco tiempo (unos 2-3 días), y desaparece sin dejar ningún tipo de marca en la piel. No es una infección, sino una respuesta de la piel al calor, y por lo tanto no es contagioso, por lo que un niño con sudamina puede estar cerca de otros pequeños sin ningún tipo de problema.

Conforme el niño crece, la progresiva madurez de las glándulas que se localizan en la piel hará que este trastorno sea menos frecuente, por lo que afecta principalmente a los bebés y menores de dos años, siendo raro en niños de mayor edad. 

Actualizado: 25 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

5%
de reducción de la vacunación del sarampión en niños de 2 a 11 años puede triplicar su incidencia en estas edades
'Fuente: 'Universidad de Stanford y Escuela de Medicina Baylor (Estados Unidos)''