PUBLICIDAD

Embarazo
Sexo tras el parto
La llegada de un bebé es una gran alegría, pero las secuelas del embarazo y el nuevo rol de padres pueden afectar a la relación de pareja. Os damos todas las claves para que sigáis disfrutando del sexo tras el parto.
Escrito por María Jiménez Albundio, Psicóloga y sexóloga clínica especialista en infertilidad

Sexo tras el parto: cuándo retomar las relaciones sexuales

Sexo tras el parto

Por fin, tras nueve meses de espera, llegó el ansiado momento. Ya tenemos a nuestro bebé en los brazos y… ¿ahora qué? Pues ahora toca recuperarse físicamente de todos los cambios acontecidos en nuestro cuerpo, que no han sido pocos, y adaptarse psicológicamente a una nueva e inquietante función que ahora tenemos que desempeñar: la maternidad y la paternidad.

Sin duda, el nacimiento de un hijo es un acontecimiento tan emocionante como estresante, pues ahora se ha colado en casa un simpático intruso que llega a revolucionar nuestro hogar, a robarnos nuestro tiempo y nuestra energía, e incluso… ¡se muda a nuestra habitación!

Toda esta transición supondrá un apasionante reto al que hacer frente para ambos progenitores, y en este artículo queremos explicarte cómo esta nueva etapa puede llegar a influir en la relación de pareja y en las relaciones íntimas, y ofrecerte los mejores consejos para que tu pareja y tú sigáis disfrutando del sexo tras el parto.

Sexo tras el parto: cuándo retomar las relaciones sexuales

Tras el parto el cuerpo de la mujer necesita recuperarse poco a poco de todas las huellas que en él se han plasmado durante los nueve largos meses de embarazo, antes de retomar las relaciones sexuales; esto es lo que se conoce como cuarentena, que dura unas seis semanas, y que es el tiempo que los especialistas recomiendan esperar antes de la primera relación sexual con penetración, para que la mujer se encuentre completamente recuperada de las secuelas del embarazo y el parto.

Debemos dejar el tiempo necesario para que la vagina recupere su estado anterior y para que el útero comience a contraerse volviendo a su tamaño habitual. Durante este tiempo se segregarán los llamados loquios o restos del embarazo, originando el característico sangrado vaginal de esta etapa. Además, el parto ocasionó determinadas secuelas que ahora deben sanar, como las cicatrices debidas a la episiotomía o incisión vaginal, o las cicatrices que quedan en abdomen y útero cuando es necesario practicar una cesárea. En este último caso la convalecencia será más larga, porque se trata de una intervención quirúrgica.

Cuando todos los síntomas del posparto cesen, lo que como hemos dicho llevará alrededor de seis semanas, se podrán reanudar de forma progresiva las relaciones sexuales con penetración, siempre y cuando no existan complicaciones subyacentes de distinta índole. Tras una revisión, el médico comprobará si el cuerpo está recuperado para retomarlas con tranquilidad.

Actualizado: 1 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD