PUBLICIDAD

Mascotas
Gato de Bengala
El gato de Bengala es un cruce originario de EE.UU. entre un gato común y un gato leopardo asiático. Es una mascota sociable y cariñosa, y muy adecuada para los niños pese a su puntito salvaje y travieso.
Escrito por Diana Oliver, Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana

Características del gato de Bengala

Gato de Bengala

El gato de Bengala es activo y juguetón, y muy sociable tanto con las personas como con otros animales.

En la década de los 60, una genetista de Estados Unidos llamada Jean Mill produjo un cruce entre un gato leopardo asiático y un gato domestico. El resultado fue el gato de Bengala doméstico que conocemos en la actualidad, el Felis bengalensis, una raza más similar a un gato común en cuanto a carácter se refiere, pero físicamente muy similar a su pariente salvaje.

Es considerado como uno de los gatos más caros del mundo ya que se llegan a pagar hasta 1.500 euros por un ejemplar. La musculatura, la robustez y el tamaño (pueden llegar hasta los 65 centímetros) son las características físicas más sobresalientes del Bengalí, pero si por algo destaca, al menos visualmente, es por tener un manto de pelo abundante, muy suave y moteado.

Sus manchas pueden ser de color negro o marrón, característica que le lleva a ser denominado gato leopardo. Tiene una cola larga y puntiaguda que le da aún más sensación de longitud al gato y que siempre tiene rayas de color negro. Un hocico alargado, orejas ligeramente redondeadas y ojos almendrados completan su apariencia física. La media de vida del gato de Bengala puede llegar hasta los 12 o 15 años, como cualquier otro gato doméstico, si le ofrecemos los cuidados y la alimentación que necesita.

Comportamiento del gato de Bengala

Una de las características principales en cuanto a comportamiento del gato leopardo es que es un gato activo y juguetón. Si bien tiene un carácter más parecido al gato doméstico en cuanto a docilidad, aún mantiene ese puntito salvaje y travieso tan característico de sus antecesores asiáticos. Por su carácter sociable, cariñoso y no agresivo, es un animal adecuado para estar con niños y, por supuesto, con otros animales.

Destaca como dato curioso que, a diferencia de otros felinos, los gatos bengalíes son buenos nadadores. Les gusta el agua y juegan con ella, algo que han heredado del leopardo asiático, que es un gran pescador. También podremos observar los movimientos que realizan corriendo de un lado al otro en espera de la comida, como si de un leopardo del zoo se tratara. Ambos rasgos, indicativos de un origen salvaje que contrasta mucho con un carácter completamente manso.

Eso sí, sobre esto último debemos destacar que, aunque no es habitual, pueden aparecer cuadros puntuales de inestabilidad emocional en el caso de ejemplares que no cuenten con más de cuatro generaciones de cruces con gatos domésticos para afianzar los genes de la domesticación. Algo a tener en cuenta a la hora de hacernos con uno.

Gato de Bengala

GATO DE BENGALA

CARNET ZOOLÓGICO

  • Familia: Felidae
  • Orden: Carnívora
  • Suborden: Feliformia
  • Especie: Felis bengalensis
  • Vida media: 12-15 años
  • Tamaño: 40-65 cm
  • Peso: de 3 a 5 kg
  • Origen: Estados Unidos

Coste y mantenimiento

  • Ejemplar: de 500 a 1500 euros
  • Alimentación: de 10 a 30 euros al mes

Actualizado: 27 de Enero de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Diana Oliver

Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana
Diana Oliver

PUBLICIDAD

Entrevista con el experto

Ingrid Ramón

Educadora canina experta en adiestramiento positivo, colaboradora con la Universidad Autónoma de Barcelona y autora del libro 'Entiende y educa a tu perro'.

Ingrid Ramón

Educadora canina y autora de 'Entiende y educa a tu perro'
“En España tenemos la idea de que solo hay que llevar al perro al adiestrador o al etólogo si hay un gran problema”

PUBLICIDAD

Salud en cifras

3%
de los propietarios de una vivienda en alquiler admite que el inquilino tenga una mascota
'Fuente: 'Portal inmobiliario Idealista’ '