PUBLICIDAD

Pastor alemán
El pastor alemán se caracteriza por un físico robusto y resistente, y por un temperamento bondadoso y leal. Bien educado puede ser un gran protector, y un fiel compañero en el hogar o en el trabajo. Conoce qué cuidados requiere.
Escrito por Diana Oliver, Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana

Características del pastor alemán como mascota

Niño con su pastor alemán

El pastor alemán suele ser utilizado como perro de rastreo o de rescate.

No nos equivocamos al afirmar que el pastor alemán es una de las razas de perro más famosas del mundo y que habita en multitud de hogares como un fiel compañero, incluso está presente en diversos centros de trabajo formando pareja con muchos profesionales.

Físicamente, el pastor alemán se caracteriza por ser una raza robusta, atlética y bastante resistente, por lo que es el compañero perfecto para los aficionados a las carreras o los largos paseos. Además, según la Guía del pastor alemán, elaborada por el Real Club Español del Perro de Pastor Alemán (Real CEPPA) que ha dirigido la cría y la progresión de la raza en España desde los años 70 y al que debemos lo que vemos en la actualidad, se trata de una raza muy versátil, lo que le convierte en un tipo de perro muy adecuado tanto para quienes buscan sumar un nuevo compañero a su hogar como para aquellos que necesitan una raza de perro adecuada para la realización de trabajos de la más diversa índole: perro de servicio, perro de rescate, perro guía, perro de rastreo y perro de pastor.

Especifica Jacinto de Miguel, juez especialista de la raza de pastor alemán y vocal de cría de la Sociedad Española de Criadores de Pastor Alemán, que, aunque no se reconozca como tal, en la actualidad “se han establecido dos líneas diferentes en la raza de pastor alemán: una más orientada a la demostración de aptitudes, que refleja la estructura y a la que se le exigen un tipo de pruebas de control mental, y otra más orientada al deporte, lo que se conoce como IPO, y a la que se le exige otro tipo de cualidades como la capacidad de entrenamiento, de trabajo o de defensa”.

Comportamiento del pastor alemán

Para Jacinto de Miguel, si algo define el comportamiento del pastor alemán es que se trata de un perro muy fácil de entrenar, muy inteligente y con muy buen carácter. Incide en la importancia de una buena educación de estos ejemplares, ya que, según el vocal de cría de la SECPA, “si recibe una buena socialización y se le deja madurar, se trata de una raza de perro bondadosa, leal, protectora y valiente”.

Pastor alemán cachorro con un niño
Los pastores alemanes bien educados son muy dóciles con los más pequeños de la casa.

Son estas las características que le convierten en un perro muy adecuado no sólo como perro de trabajo, sino también como compañero en hogares con niños. “Si se le cría con familia es un perro muy bueno para estar con los niños. Todos los perros que yo he visto que se han criado con niños, son perros fabulosos con ellos; se dejan hacer de todo”, explica De Miguel.

Orígenes del pastor alemán

Sobre su historia, sabe mucho Daniel Adeva, veterinario especializado en Traumatología, Ortopedia y Cirugía Traumatológica y fundador del Centro Veterinario Óvalo, quien sitúa el origen del pastor alemán moderno a finales del siglo XIX gracias a un militar, el Capitán de Caballería Max V. Stephanitz, gran amante de la naturaleza, de los perros y de la Biología en general. “En uno de los destinos de Max V. Stephanitz, en Köln, se quedó maravillado observando el trabajo con las ovejas de dos perros de pastoreo y al final y pese a la negativa inicial de su propietario consiguió comprar uno de ellos. Por tanto, desde sus orígenes son perros de pastoreo y protección, lo que además conlleva que sean animales equilibrados, nobles y muy sociables, porque si no sería imposible que cumplieran su misión original”.

Este concepto es muy importante, porque “aunque se seleccionan cumpliendo un estándar anatómico, no podemos olvidar nunca que esta anatomía y su carácter están orientados al trabajo, la protección y la convivencia con grupos de animales y personas”, explica Adeva.

V. Stephanitz organizó en 1899 la primera exposición monográfica de perros de pastoreo y en ella se elaboraron los primeros estatutos del Verein für Detsche Shaferhunde (SV), el Club del Pastor Alemán de Alemania, y se estableció las características tanto anatómicas como de utilidad de la raza. A partir de ese momento, según nos explica Dabiel Adeva, “sólo se usarían para la cría y participarían en próximas exposiciones aquellos ejemplares que cumplieran los requisitos ya establecidos”. Así, en 1900 se crea el primer Registro de Crianza (Libro de Orígenes), donde se inscribían y registraban los ejemplares que cumplieran los requisitos necesarios, así como también sus camadas, permitiendo de esta forma crear las primeras líneas genéticas al controlar tanto a los progenitores como a sus descendientes.

Añade Adeva como dato curioso que el primer perro pastor alemán registrado fue Horand von Grafrath, considerándose “el padre de la raza”.

Pastor alemán

PASTOR ALEMÁN

CARNET ZOOLÓGICO

  • Nombre científico: Canis lupus familiaris
  • Vida media: Entre 10 y 15 años
  • Tamaño: Entre 55 y 60 centímetros
  • Peso: Entre 20 y 40 kilos
  • Origen: Alemania

Coste y mantenimiento

  • Ejemplar: De 0 a 600 euros
  • Alimentación: 40 euros / mes
  • Más vacunas y revisiones veterinarias (variable)

Actualizado: 27 de Marzo de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD