PUBLICIDAD

Mascotas
Caballo árabe
El caballo árabe es una de las razas más puras y con mejores aptitudes físicas del mundo. Son animales de gran belleza, muy inteligentes y de gran aguante físico, aptos tanto para ocio o deporte como para trabajo.
Escrito por Diana Oliver, Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana

Alimentación e higiene del caballo árabe

La alimentación del caballo árabe depende mucho, como en el resto de razas, del peso, la edad y el nivel de actividad del animal. Por norma general, necesitará un kilo de alimento por cada 45 kilos de peso; teniendo en cuenta que un caballo árabe ronda los 450 kilos de media, estamos hablando de 10 kilos de comida al día.

Son animales herbívoros y por tanto se alimentarán de pasto y plantas diversas (heno, alfalfa, avena, hierba fresca…) o, puntualmente, de pienso equino (concentrado o compuesto de cebada, avena, maíz o salvado). El pan duro, las verduras y las frutas serán alimentos bien recibidos por el caballo árabe. Y, por supuesto, es importante ofrecerle la piedra de sal para que reciba calcio y vitaminas. Debemos tener cuidado de no ofrecer al animal heno con menos de seis meses o con moho, ya que podríamos ocasionarle problemas de salud, especialmente de tipo respiratorio o digestivo.

Higiene y limpieza del caballo árabe

Debemos asear a nuestro caballo árabe a diario. Si no es posible que lo hagamos nosotros, debe hacerlo una persona que pueda ocuparse de sus cuidados. El objetivo es eliminar la suciedad acumulada de los paseos, así como el pelo suelto, y que el animal se familiarice con nosotros. El proceso nos llevará entre media hora y una hora.

Antes de montar, le limpiaremos los cascos con un limpia cascos o cepillo especial; esto es importante para evitar posibles lesiones o infecciones. Después, es aconsejable cepillar al animal con una almohaza, que deslizaremos haciendo círculos enérgicamente y, por último, podemos pasar un cepillo de raíces a favor del pelo para eliminar el pelo muerto o caído. Si la crin y la cola del caballo están enredadas podemos usar un peine especial.

Importante recordar que después de montar hay que volver a limpiar al caballo árabe. Esta vez, lo ideal es darle una ducha con agua en las patas si hace frío o una ducha completa si hace calor. Insistir en las patas con un cepillo si fuera necesario de forma que los cascos queden perfectamente limpios. Después, se recomienda su secado con un limpiasudor. Solo usaremos agua y jabón para la ducha si el animal está excesivamente sucio de grasa o alguna otra sustancia que le pueda molestar. Por supuesto, siempre con jabones especiales para caballos y nunca enjabonar la cabeza.

En los días de mucho frío, podemos evitar la ducha y limpiar al caballo con toallas calientes. El proceso es muy sencillo: llenamos un barreño grande con agua caliente y un poco de jabón especial, mojamos una toalla, la escurrimos y limpiamos con ella al animal. Imprescindible que el agua siempre esté caliente para que el caballo árabe no sufra. 

Actualizado: 31 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Diana Oliver

Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana
Diana Oliver

PUBLICIDAD

Salud en cifras

3%
de los propietarios de una vivienda en alquiler admite que el inquilino tenga una mascota
'Fuente: 'Portal inmobiliario Idealista’ '

PUBLICIDAD