PUBLICIDAD

Mascotas
Serpientes en casa
Si deseas tener una serpiente en casa, debes conocer su comportamiento y sus necesidades para ofrecerle una vida digna. Te explicamos lo que necesitas saber para convivir con estos reptiles y evitar sustos.
Escrito por Diana Oliver, Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana

Una serpiente como mascota: riesgos y consejos de compra

Niña jugando con una serpiente

Los expertos no recomiendan que las personas sin experiencia previa con reptiles tengan una serpiente en casa.

Tener una serpiente en casa como mascota no es apto para todos los públicos; especialmente si se trata de niños o personas que se impresionen ante determinadas escenas, como puede ser su peculiar alimentación o la espectacular muda de su piel. Sus cuidadores, por tanto, deben tener conocimientos previos acerca de las características y necesidades de este tipo de animales para poder ofrecerles una vida larga y digna. Para ello, en este artículo te explicamos qué debes tener en cuenta antes de adquirir una serpiente, cuáles son los posibles riesgos, qué especies son las más adecuadas para tu hogar, y cuáles están prohibidas o no son recomendables, y te ofrecemos algunos consejos básicos en cuanto a la alimentación y ambiente que necesitan de la mano de expertos en animales exóticos.

Qué debes saber antes de decidir tener una serpiente en casa

Lejos de modas o impulsos, tener una serpiente como animal de compañía es todo un reto para su propietario, ya que requiere no solo de determinados cuidados y atenciones, sino de una serie de conocimientos previos acerca de su comportamiento. Es por ello que los expertos no recomiendan que las personas sin experiencia previa con reptiles tengan una serpiente en casa. Así lo confirma Jordi Aguiló, veterinario especializado en mascotas exóticas de Tot Exotics, quien explica a Webconsultas que antes de llevar una serpiente a casa, lo ideal es que la persona “sea conocedora del animal que está adquiriendo, sus necesidades, hábitos, y el tipo de mascota que es; además de preparar las condiciones para la convivencia con el animal”.

Además, pese a que puede reportarnos compañía, algunos especialistas afirman que no podremos establecer un vínculo emocional recíproco con el animal, ya que la serpiente no parece mostrar estima hacia sus cuidadores. Esto, dicen, puede ponernos en lugares diferentes, ya que el cuidador puede llegar a compartir hasta treinta años con la serpiente, pudiendo sentir cierto apego por ella, que no va a ser correspondido como si de un perro o un gato se tratase.

¿Es peligroso tener una serpiente como mascota?

Respecto a los posibles peligrosos de convivir con una serpiente en nuestra casa, para Miguel Gallego, veterinario especializado en animales exóticos del Centro Veterinario Madrid Exóticos, “los riesgos son mínimos si la serpiente no es venenosa o de gran tamaño”. Sin embargo, el experto añade que debemos tener en cuenta que, pese a no ser venenosas (una opción que insiste en que no debemos valorar en ningún caso) “todas pueden morder, y la mordedura es dolorosa y se puede infectar”. Jordi Aguiló explica que otro de los riesgos es que “el animal puede escaparse por unas condiciones inadecuadas”, por lo que debemos tener muy en cuenta que el habitáculo esté perfectamente construido para evitar fugas.

Consejos para la compra de una serpiente

Adquirir y mantener una serpiente tampoco es barato, por lo que no es una mascota apta para todos los bolsillos. Hay que saber que las únicas vías apropiadas para conseguir una serpiente son un comercio especializado o un criador reconocido. Ambos deben cumplir con todas las exigencias legales (condiciones de higiene y salubridad, legalidad del negocio, etcétera), pero también es conveniente que tengan un amplio conocimiento sobre este tipo de animales para que puedan asesorarnos de manera correcta.

Por supuesto, también es importante que el vendedor aporte con el animal una factura de compra y un documento que acredite el número de CITES en las especies en las que pueda ser necesario; solo de esta manera tendremos garantías tras la compra en el caso de que haya problemas.

Necesitamos crear unas condiciones determinadas en un ambiente controlado, para que la serpiente pueda vivir de manera saludable y digna con nosotros. Para ello, “es imprescindible preparar un terrario, ya que no son animales que puedan ni deban vivir en condiciones exteriores. Las dimensiones del terrario, su mobiliario y plantas dependerán de la especie que vayamos a alojar en él, así como también dependerán la temperatura, la luz y la humedad”, asegura Jordi Aguiló.

Actualizado: 29 de Mayo de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD