PUBLICIDAD

Mascotas
La muerte de la mascota
La muerte de la mascota es un suceso muy triste. Para afrontarlo mejor cuando llegue el momento, te explicamos los trámites que deberás realizar, y te ofrecemos consejos que te ayudarán a superar su pérdida.
Escrito por Diana Oliver, Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana

La importancia del último adiós a tu mascota

Los psicólogos consideran que es necesario -y recomiendan- llevar a cabo el proceso de cremación o enterramiento para aceptar el fallecimiento de nuestra mascota, despedirnos del animal, y así poder iniciar el duelo por su pérdida. Al final nuestra mascota, tras muchos años de convivencia, es un miembro más de la familia y, como tal, su pérdida genera los mismos sentimientos de tristeza y ausencia que si de una persona querida se tratara. Por lo tanto, debemos intentar que el procedimiento llevado a cabo tras su fallecimiento sea similar al de los humanos.

Tener un lugar al que acudir cuando necesitemos recordar al animal, o poder guardar una urna con sus restos, son opciones que ayudan a muchas personas a superar la muerte del animal. Hay cementerios que proponen fosas individuales para todo tipo de animales y que pueden ser adornadas con una estatua, o una placa identificativa en la que poder inscribir unas palabras junto a una fotografía de la mascota. Otras, expertas en cremaciones, disponen de diferentes urnas para guardar las cenizas y poder colocarlas en el hogar o esparcirlas por un lugar que sea especial para nosotros o en el que hayamos compartido experiencias con nuestro querido amigo.

En los crematorios suelen admitir todo tipo de mascotas, pero son los perros, gatos y conejos, los animales más habituales. La duración del proceso de incineración dependerá del tamaño de la mascota: una media hora para animales con un peso de hasta 12 kilos, de hora y media a dos horas para los animales que lleguen a 35 kilos, y a partir de ahí no menos de dos horas. Es importante saber que por motivos medioambientales no está permitido incinerar al animal junto a ningún objeto especial.

Sea cual sea la opción elegida (enterramiento o cremación) llevar a cabo una ceremonia de despedida, por sencilla que sea, puede aliviar mucho la pérdida. Sandra Sánchez, gerente de Espacio Ítaca y psicóloga especializada en duelo de mascotas, nos anima a que busquemos qué acción “va a hacer que sintamos más paz en este proceso”. Y, como experta en este tipo de duelos, recomienda ejercicios que pueden resultar útiles emocionalmente como escribir una carta a nuestro animal dándole las gracias y pidiéndole perdón por aquello que nos haga sufrir, o hacer algún tipo de ritual de despedida, algún homenaje, etcétera. “Es un proceso muy personal y, por ello, cada persona puede hacer aquello que sienta que va más acorde con sus creencias personales, espirituales y emocionales”, nos recuerda.

Hay empresas especializadas que ofrecen acompañamiento emocional para los procesos de duelo. La psicóloga de Espacio Ítaca nos explica que estos procesos pueden suceder tanto tras la pérdida de nuestro compañero animal, como antes de que suceda si está diagnosticada una enfermedad con un mal pronóstico, o ante la toma de decisión de acompañar a nuestro animal a su final de vida. “La demanda más habitual de estos servicios suele estar más asociada a perros, pero el servicio está orientado hacia cualquier compañero animal por el cual estemos pasando un periodo emocional inestable”, explica Sandra.

Actualizado: 15 de Febrero de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Diana Oliver

Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana
Diana Oliver

PUBLICIDAD

Salud en cifras

3%
de los propietarios de una vivienda en alquiler admite que el inquilino tenga una mascota
'Fuente: 'Portal inmobiliario Idealista’ '

PUBLICIDAD