PUBLICIDAD

Belleza y bienestar
Higiene bucal paso a paso
Es fundamental adquirir unos buenos hábitos de higiene bucodental desde la infancia para prevenir problemas como la enfermedad periodontal y la caries. Te explicamos, paso a paso, el proceso que debes seguir.
Escrito por Raquel Calderón, Odontóloga

Higiene bucodental en niños

La higiene bucodental comienza al erupcionar el primer diente en la boca. A partir de ese momento los padres pueden limpiar el diente con una gasa. Cuando hay un mayor número de dientes erupcionados, los padres deben acostumbrarse a seguir siempre la misma rutina, es decir, comenzar siempre por la misma arcada, limpiar las caras vestibulares, las linguales y, por último, las oclusales. También hay que limpiar la lengua y los carrillos.

No es aconsejable utilizar dentífrico hasta que el niño cumpla tres años, ya que es difícil evitar que el niño lo ingiera, porque estimula la secreción de saliva y resulta más difícil ver los dientes. Una vez que el niño ha cumplido los tres años se puede comenzar a usar dentífrico, limitando la cantidad al tamaño de un guisante. Aunque con dos y tres años ya suele haber una inclinación por parte del niño a limpiarse los dientes sin ayuda, es importante que los padres supervisen y limpien las áreas que el niño pasa por alto.

La edad idónea para la primera visita al odontólogo es a los dos años, aunque muchos lo hacen a los cinco

La edad idónea para la primera visita al odontólogo es a los dos años, aunque muchos lo hacen a los cinco. Aún así, los padres necesitan recibir información sobre el cepillado y el uso de dentífricos fluorados por parte de un profesional. A estas edades tan tempranas tanto el cepillado, como el resto de la higiene bucodental del niño, dependen básicamente de los padres. Con esta visita se consiguen varios objetivos: perder el miedo al profesional y comenzar un hábito de visitas periódicas, detectar posibles lesiones cariosas, comprobar el desarrollo de las arcadas dentarias y de los huesos maxilares, y revisar los hábitos alimentarios y la aplicación de flúor.

Entre los 6 y los 10 años el niño debe ir responsabilizándose de forma progresiva de su higiene dental. Es muy útil el uso de revelador de placa. También puede comenzar a usar la seda dental.

Los cepillos dentales más recomendables para los niños son los que poseen cerdas blandas de punta redondeada. Es conveniente que el tamaño del cabezal sea más pequeño y el mango sea más grueso que los de los cepillos para adultos.

Lea más información sobre la salud oral en niños.

Actualizado: 11 de Mayo de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD