Contaminación acústica
¿Cuando te acuestas en la cama notas que te estalla la cabeza y no te paran de pitar los oídos? Tal vez estés bajo los efectos de la contaminación sonora. Ten en cuenta sus consecuencias y aprende cómo evitarlas.

Efectos nocivos del ruido

Actualizado: 27 de abril de 2022

Ahora veamos los efectos que ha tenido y van a tener en nuestro organismo esta rutina de ruidos. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el límite planteado para evitar efectos nocivos del ruido para la salud son los 65 dB, y es que, el límite de nuestro oído está en los 80 dB, momento a partir del cual sufriría daños. En cuanto a las pautas para los ruidos de coches se establecen en 53 dB de día y 45 dB de noche en los vehículos y 54 dB durante el día y 44 dB nocturnos en el caso de los trenes. Los aviones, sin embargo, cuentan con una limitación de 45 dB hasta la llegada de la noche, donde se deben reducir a 40 dB.

PUBLICIDAD

Según Francisco M. González Martín, Presidente de la Comisión de Audiología de la SEORL (Sociedad Española de Otorrinolaringología y Patología Cérvico-Facial) “a partir de los 80dB se produce un trauma acústico (esos famosos pitidos que escuchamos por la noche tras haber estado demasiado cerca de un altavoz o por habernos sometido a un ruido muy fuerte (explosión, disparo, ruido de máquina), una lesión de los mecanismos auditivos del oído interno que genera una pérdida progresiva de la audición irreparable y de continuar así, podemos llegar a quedarnos sordos, necesitando una prótesis auditiva”.

La OMS asegura que el exceso de ruido en las ciudades provoca 50.000  infartos cada año en Europa

Los otorrinos alertan de una pérdida de audición cada vez más prematura debido a la contaminación acústica que soportamos. “La pérdida auditiva debido a la edad que ocurría hace años a los 60-65 años se ha adelantado a los 50-55 en este momento”, explica Francisco M. González Martín, Presidente de la Comisión de Audiología de la SEORL (Sociedad Española de Otorrinolaringología y Patología Cérvico-Facial). Desde la SEORL también advierten de que la mitad de los adolescentes y jóvenes españoles pueden sufrir pérdida de audición o tinnitus por la exposición al ruido.

PUBLICIDAD

Y es que, esto se debe principalmente al uso de auriculares para escuchar música y por la asistencia a conciertos y locales de ocio en los que se está sometido a niveles altos de decibelios. La OMS estima que la mitad de las personas de entre 12 y 35 años utiliza dispositivos electrónicos, como teléfonos móviles o MP3, a niveles inseguros en países de ingresos medios y altos. Por ello, la organización ha advertido de que más de mil millones de jóvenes de ese rango de edad están en peligro de perder la audición por la exposición prolongada a sonidos fuertes, como la música escuchada muy alta y otros ruidos recreativos.

Daños en la salud más allá de los oídos

Y ya no hablamos sólo de la salud de nuestros oídos, según la Organización Mundial de Salud (OMS), el ruido del interior de un vagón de metro o el de una calle con tráfico intenso nos producen molestias, agitación de la respiración, aceleración del pulso y taquicardias, además de un aumento de la presión arterial y dolor de cabeza. De hecho, en un reciente estudio, la OMS asegura que el exceso de ruido en las ciudades provoca 50.000 infartos cada año en Europa.

PUBLICIDAD

Pero esto no es todo, muchas veces nos tenemos que enfrentar a ruidos más penetrantes (la sirena o el claxon de un coche, la música de una discoteca, el martillo pilón de una obra o el ruido de un petardo que estalla cerca nuestro) y estos más de 85 dB serían los causantes de secreción gástrica, gastritis o colitis; aumento del colesterol y de los triglicéridos (lo que puede aumentar el riesgo cardiovascular), así como de la subida de los niveles de glucosa en la sangre, lo que puede ocasionar graves problemas en los diabéticos.

Si no quieres irte tan lejos piensa en lo nervioso que te pones con esos ruidos, la agresividad que acumulas, el aumento de la tensión muscular y de la presión arterial, el nerviosismo o la dificultad que tienes para conciliar el sueño. Ahora piensa la cantidad de veces que te enfrentas a estos ruidos a diario y cómo estás maltratando tu salud.

Creado: 17 de mayo de 2011

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD