PUBLICIDAD

Belleza y bienestar
Ashwagandha, el revitalizante indio
Imprescindible en la tradición ayurveda, la ashwagandha o withania es una planta considerada un efectivo tónico y revitalizante, para reducir el estrés, la debilidad y la anemia. Descubre sus múltiples propiedades.
Escrito por Jordi Cebrián, Periodista especializado en plantas medicinales

Qué es la ashwagandha o withania y principios activos

Ashwagandha

La ashwagandha es una mata que se ha usado desde tiempos históricos en la India.

La medicina tradicional india, conocida como práctica ayurveda, muy asentada en el sur del continente asiático, tiene en el uso de plantas medicinales uno de sus pilares fundamentales. Y una de las plantas imprescindibles para conformar sus remedio curativos es, desde hace más de dos mil años, una modesta solanácea, conocida en hindi como ashwagandha. El significado, poco glamuroso, de este vocablo doble (‘ashva’ y ‘gandha’) vendría a ser ‘olor a orina de caballo’, una apreciación que suele ser siempre subjetiva.

Pero, a nivel divulgativo y como recurso para caracterizar su poder sanador, en algunas fuentes se la ha bautizado también como el ginseng indio, por cuanto rivaliza con el ginseng chino como un potente revitalizante natural, destinado a aliviar problemas psicosomáticos como el estrés, el insomnio o la ansiedad, y como un reconstituyente muy eficaz contra la debilidad y la fatiga nerviosa.

Cómo es y dónde se encuentra la ashwagandha

La ashwagandha Withania somnifera (L.) Dunai, conocida también con el nombre de oroval y de bufera somnífera (en catalán), es una mata de la familia de las solanáceas (la familia del tomate, la patata y el tabaco), que se ha usado desde tiempos históricos en la India como remedio medicinal, por sus virtudes tónicas, defatigantes y antirreumáticas.

Ashwagandha
Ilustración de ashwagandha Withania somnifera 

De entre 60 y 120 cm de alto, a veces hasta el metro y medio cuando se encuentra sobre suelos especialmente húmedos y nitrogenados, la ashwagandha o withania presenta los tallos recios, semileñosos, las hojas grandes, de forma oblongo-ovalada, largamente pecioladas, y las flores acampanadas, de color amarillo verdoso, que aparecen en las axilas de las hojas.

Las bayas son esferas carnosas de ocho milímetros de diámetro, de color rojo vivo, que se oscurecen al madurar. Las bayas son comestibles, pero sus semillas contienen cierta toxicidad por la presencia de alcaloides. Florece a mediados de primavera y durante el verano. Se propaga por semillas, pero también por esquejes.

Se encuentra en la India y Pakistán, en zonas bajas de litoral, pero se extiende al oeste hasta la costa libanesa, el norte de África, Creta, y algunos puntos del litoral mediterráneo europeo. En España la podemos encontrar, aunque de forma dispersa y rara, en el litoral de Levante, Murcia y Andalucía, más unos pocos puntos de Mallorca e Ibiza. No está clara su condición de planta autóctona. Ocupa espacios perturbados, descampados, solares abandonados y márgenes de caminos. Algo más frecuente es la especie afín Withania frutescens, presente en el sureste peninsular y el norte de África.

Principios activos de la aswagandha o 'Withania somnifera'

Como la mayoría de especies de la familia de las solanáceas, también la withania contiene unos compuestos nitrogenados, llamados alcaloides, que le confieren un margen de relativa toxicidad. Pero son sobre todo unas lactonas esteroidales, bautizadas por los bioquímicos como withanolidos, las que dotan a la ashwagandha de un notable poder curativo, que ha llamado la atención de los expertos.

Con fines medicinales se cosecha la raíz, pero también se han usado las hojas, las bayas frescas y las semillas.

Los principios activos de la aswagandha que definen su acción terapéutica quedan enumerados a continuación:

  • Alcaloides, están presentes 12 distintos, entre ellos somniferina, anaferina o pseudotropina, que la dotan de virtudes narcóticas, analgésicas y sedantes.
  • Lactonas esteroidales; los citados whitanolidos, en un número superior a 30, de los que cabe destacar dos muy activos farmacológicamente, la withaferina A y el withanolido D, que son los que transmiten a la planta su acción adaptógena y antiinflamatoria, actuando en el organismo como si fueran hormonas esteroidales.
  • Trietilenglicol, un compuesto utilizado en química como disolvente, del que se ha probado su eficacia para combatir el insomnio en ensayos clínicos con ratones.
  • Flavonoides con capacidad antioxidante
  • Sales minerales, en especial hierro y potasio.

Estos componentes son los responsables de sus propiedades medicinales ya citadas como narcótico leve, analgésico, relajante sobre el sistema nervioso central, tónico, adaptógeno, anticonvulsivo, antiinflamatorio, antioxidante, antirreumático, antianémico y reconstituyente.

Actualizado: 26 de Febrero de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD