PUBLICIDAD

Colutorios
Los colutorios son un complemento para la perfecta higiene bucal: evitan la halitosis, protegen las encías, previenen las caries… Descubre cuándo es necesario utilizarlos, pero también los posibles riesgos de su abuso.
Escrito por Natalia Castejón, Periodista especializada en vida saludable

Qué son los colutorios bucales

Una buena higiene bucal es esencial para mantener una boca sana y reluciente. Cepillo de dientes, pasta, hilo dental, cepillos interproximales son algunos de los elementos que no pueden faltar en tu neceser pero, ¿es necesario también el uso de un colutorio bucal? Si tú también tienes dudas sobre su utilidad y son para ti, te ofrecemos la guía para conocer todo sobre este elixir.

Los colutorios, que ya se usaban en la antigua Roma y Grecia y se elaboraban con diversas hierbas, cortezas de árbol, o incluso con la propia orina –pues tiene un alto nivel de amoniaco–, son un complemento del cepillado, pero nunca pueden sustituirlo, nos advierte David Galea, dentista de la Clínica Galea, pues mucha gente piensa que solo utilizando estos enjuagues después de las comidas se puede evitar la acumulación de placa y la aparición de caries, pero no es así.

Tipos de colutorios

Según nos cuenta el dentista, existen dos tipos diferenciados de colutorio, los de uso diario y los de tratamiento. Los colutorios de uso diario se pueden encontrar en las zonas de cosmética de supermercados y droguerías, mientras que los colutorios de tratamiento se venden en farmacias y parafarmacias.

Otra de las características que diferencias a estos productos son sus usos prácticos, ya que mientras los enjuagues bucales se utilizan para terminar la rutina de limpieza bucal –después del cepillado y el hilo dental–, y dejar una sensación de frescor en la boca y un aliento fresco, los de tratamiento están indicados para solventar problemas como la gingivitis o las llagas bucales, por lo que solo se usan de una manera puntual.

Usos del colutorio

Aunque cada vez hay más enjuagues libres de alcohol, hay que fijarse en su composición para asegurarse de ello, pues este elemento usado de manera continuada puede dañar las mucosas bucales. Los colutorios suelen estar compuestos de aceites esenciales, como el de menta, hierbabuena o eucalipto, que ayudan a dejar un aliento fresco y una sensación de limpieza profunda en la boca.

Actualizado: 17 de Diciembre de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD