PUBLICIDAD

Ejercicio y deporte
Glutamina
La glutamina es un componente proteico que favorece la recuperación muscular tras la práctica deportiva de intensidad alta. Conoce sus funciones, beneficios y limitaciones, y de dónde podemos obtenerlo.
Escrito por Arantza Ruiz de las Heras, Dietista-Nutricionista, Complejo hospitalario de Navarra

¿Cuándo y cómo tomar glutamina?

El uso de glutamina como ayuda para la recuperación muscular tras el entrenamiento ha de realizarse ante la práctica de deportes de intensidad moderada o alta y con un nivel de resistencia considerable: travesías, maratón, ciclismo, triatlón, etcétera. Asimismo, resulta útil en la reposición muscular frente a actividades deportivas relacionadas con la musculación y halterofilia. Deportes principalmente de fuerza con levantamiento de pesas o uso de máquinas estáticas.

En el caso de actividades físicas amateurs o con un esfuerzo liviano, la suplementación con glutamina no tiene tanto sentido, ya que el consumo muscular en estos casos no es tal como para reponerlo a base de productos extra. Habitualmente, a través de una dieta bien equilibrada se aportan los elementos que se han perdido durante estas actividades.

La toma de glutamina ha de iniciarse de forma gradual y siempre controlada por un profesional. Comenzando a probar su tolerancia a una dosis mínima para comprobar sus efectos e ir aumentando paulatinamente hasta la cantidad que se consuma finalmente.

El mayor efecto se produce tomando el suplemento antes de la práctica del ejercicio y tras su realización. De esta manera se consiguen más beneficios. Por un lado, procurar la prevención de la pérdida muscular a base de aportar mayor ingrediente de fabricación del músculo y, además, recuperar el glucógeno gastado añadiendo materia prima para su remodelación, y por otra, fraccionar o repartir la toma de glutamina que hace que se tolere y se metabolice de manera más fisiológica.

Como dato general se habla de una dosis media de entre 5-10 g de glutamina al día. Esto plantea un consumo diario de unos cinco gramos día repartidos en, al menos dos tomas: como mínimo una hora antes del entrenamiento o sesión deportiva y, después de la misma, normalmente antes de acostarse. No es recomendable la toma de cantidades mayores de 15 g/día, poniendo esta cifra como límite máximo, salvo situaciones excepcionales muy concretas y, desde luego, no de manera frecuente.

La absorción y acción de la glutamina es más rápida si el consumo se hace en ayunas y no conjuntamente con otros alimentos que puedan alterar su paso a sangre.

Actualizado: 2 de Noviembre de 2015

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

20%
se reduce el riesgo de estrés si te desplazas en bicicleta a trabajar o a estudiar
'Fuente: 'l Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal)''

PUBLICIDAD