PUBLICIDAD

Embarazo
Depresión posparto
Para algunas mujeres dar a luz conlleva sentimientos encontrados, tienen ansiedad, fatiga o la sensación de no estar capacitadas para ser madres. La depresión posparto es común, pero se puede prevenir y tratar.
Escrito por Dra. Vanesa Fernández López, Psicóloga, especialista en emociones

Síntomas de la depresión posparto

La depresión posparto quedaría enmarcada justo en medio de un cuadro menor, llamado 'tristeza del bebé' o 'baby blue', donde los síntomas de cansancio y tendencia al llanto pueden ser manejados con autocontrol y cierto apoyo del entorno, y en el extremo más grave estaría la psicosis, donde la mujer pierde el contacto con la realidad llegando a cuadros de agitación y delirio, con alucinaciones, requiriendo incluso ingreso hospitalario.

Los síntomas que acompañan a la depresión posparto y que permiten identificarla y diagnosticarla son:

  • Agitación e irritabilidad: la mujer notará, la mayoría de las veces sin motivo aparente, una situación de irritabilidad y mal humor.
  • Cambios en el apetito: ocurre en las dos vertientes posibles, ya que en algunas ocasiones se perderán las ganas de comer, con la consecuente pérdida de peso, y en otras existe un aumento del apetito que llevará a una ingesta en ocasiones compulsiva que provoca un aumento de peso.
  • Problemas para dormir: es frecuente que las primeras semanas de vida del bebé conlleven una disminución del descanso nocturno por las tomas que requiere el recién nacido. Pero en esta patología, incluso en los intervalos en los que el bebé no precisa ninguna toma, la madre puede tener problemas para conciliar el sueño y mantenerlo, con lo que no se consigue un sueño reparador. Esto contribuirá a incrementar la situación de cansancio e irritabilidad.
  • Sentimiento de inutilidad o culpa: la mujer presenta una sensación de ser incapaz de asumir el nuevo reto, o de no estar a la altura de las circunstancias. Consecuentemente aparecerá ansiedad por esta situación. Y generará momentos de llanto y desesperación.
  • Sentirse retraída o desconectada.
  • Falta de placer o interés en todas o en la mayoría de las actividades.
  • Pérdida de la concentración.
  • Pérdida de energía y problemas para realizar tareas en el trabajo o en el hogar.
  • Ansiedad considerable.
  • Pensamientos de muerte o suicidio.
  • Sentimientos negativos hacia el bebé. Es, junto con el sentimiento de muerte para sí o suicidio, una de las alarmas de esta patología. Si aparecen estos síntomas se debe buscar ayuda profesional e incluso medicación y apoyo psicológico estrecho para evitar situaciones graves.

Actualizado: 31 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

8,6%
de los bebés que nacieron en España en 2015 fueron concebidos gracias a técnicas de reproducción asistida
'Fuente: 'Ministerio de Sanidad''

PUBLICIDAD