PUBLICIDAD

Depresión posparto
Para algunas mujeres dar a luz conlleva sentimientos encontrados, tienen ansiedad, fatiga o la sensación de no estar capacitadas para ser madres. La depresión posparto es común, pero se puede prevenir y tratar.
Escrito por Dra. Vanesa Fernández López, Psicóloga, especialista en emociones

Causas de la depresión posparto

Actualizado: 27 de noviembre de 2019

Muchos autores apuntan a la interacción de algunos de los siguientes factores como algunas de las causas que originan la depresión posparto:

  • El embarazo no fue deseado.
  • La madre es menor de 20 años.
  • Trastornos del estado de ánimo (depresión, trastorno bipolar) previos al embarazo.
  • Consumo de tóxicos.
  • Problemas o dificultades para dar el pecho.
  • Antecedentes familiares con historia de depresión posparto. La genética también puede influir en que se desencadene una depresión posparto, así que pregunta a tu madre u otras mujeres de la familia si tuvieron síntomas similares, para intentar tranquilizarte.
  • Presencia de acontecimientos estresantes durante el embarazo o el parto.
  • Presencia de estresores psicosociales después del parto: no contar con la ayuda de su pareja o ausencia de apoyo social que provoque en la madre un sentimiento de soledad, problemas económicos, etcétera.
  • Has tenido complicaciones en el parto, una cesárea no planificada, o tu pequeño ha nacido con algún problema inesperado. Un excesivo intervencionismo o medicalización de la gestación o el parto también pueden contribuir a la aparición de este trastorno emocional.

Cambios personales relacionados con la aparición de depresión posparto

Por otro lado, hay otros cambios en tu cuerpo, en tu relación y en tu vida en general, que se podrían considerar como causas de una depresión posparto:

  • Cambios hormonales. Durante el embarazo se producen grandes alteraciones hormonales (estrógeno, progesterona), y durante el periodo del posparto, el organismo tiende a equilibrar ese balance hormonal y puede producirse, por ejemplo, un descenso brusco de los estrógenos, que puede trastocar tu estado de ánimo. También pueden darse alteraciones hormonales generadas por la tiroides que conlleven un estado de cansancio o con incidencia en el ánimo.
  • Cambios en tu relación. El pasar de ser dos a tres a veces ocasiona fricciones en las parejas hasta que os amoldáis a la nueva situación, tu pareja puede llegar a sentir celos del bebé, dormís menos, dejáis de hacer rutinas o actividades placenteras por falta de tiempo…, o quizá solo necesitéis ajustaros a vuestras nuevas responsabilidades.
  • Cambios personales. El cansancio típico de los primeros días tras dar a luz y adaptarse a la nueva situación, cambios en tu cuerpo que te hacen sentirte insegura, unas expectativas demasiado altas por querer convertirse en la mejor madre, ansiedad… son otros factores que pueden influir en la aparición de este problema.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD