PUBLICIDAD

Mascotas
Teckel
El teckel es un can de tamaño mediano cuya peculiar fisonomía ha hecho que se le conozca como perro salchicha. Es un animal activo, inteligente, sociable y juguetón, muy apropiado para los hogares con niños.
Escrito por Diana Oliver, Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana

Consejos para la compra de un teckel

Si te planteas unir un teckel a tu familia, antes, como con cualquier otra mascota, debes sopesar los beneficios y los inconvenientes de la decisión. Lo ideal es que a la hora de llevar un perro a casa pensemos siempre antes en la adopción, de forma que le podamos dar esa segunda oportunidad tan merecida. Si lo has pensado, pero aún así prefieres la compra, es conveniente que empieces la búsqueda con información previa para evitar sorpresas desagradables.

Para encontrar un cachorro sano y equilibrado, lo recomendable es saber antes quiénes son sus padres, dónde ha pasado el cachorro sus primeros meses de vida, y cómo se ha hecho la socialización. Tenemos que tener en cuenta que el precio de un cachorro teckel oscila entre los 300 euros y los 1.500 euros, precio que dependerá de si lo compramos a un particular o a un criadero, de si tiene o no pedigrí, y de las garantías que nos ofrezca el vendedor. Ese precio no tiene por qué ser indicativo de calidad, así que para curarte en salud lo mejor es que te asegures de que la persona que te está vendiendo el animal sepa responder todas tus dudas, conozca bien la raza y, además, te asegure que podrás hacer consultas sobre el cachorro después de la venta.

Es interesante que si compramos el perro a un criador busquemos referencias del mismo en la red: quejas, clientes satisfechos, valoraciones del proceso de compra, opiniones en foros… Toda información sobre la persona que nos está vendiendo el animal es bien recibida. Por supuesto, hay que comprobar también que el criador tiene afijo, que sus perros están inscritos en el LOE y, si tienen pedigrí, que esté todo en regla. Nos deben entregar el cachorro con la cartilla veterinaria al día, el chip puesto, las primeras vacunas puestas, así como las desparasitaciones.

Lo ideal es visitar las instalaciones del criador para ver en qué condiciones se encuentran los animales y, por último, pero no menos importante, no hay que olvidar que los cachorros necesitan un mínimo de dos meses junto a su madre antes de ser entregados, por lo que si el vendedor quiere acelerar el proceso, debemos desconfiar. 

Actualizado: 16 de Marzo de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Diana Oliver

Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana
Diana Oliver

PUBLICIDAD

Salud en cifras

3%
de los propietarios de una vivienda en alquiler admite que el inquilino tenga una mascota
'Fuente: 'Portal inmobiliario Idealista’ '

PUBLICIDAD