PUBLICIDAD

Mascotas
Serpientes en casa
Si deseas tener una serpiente en casa, debes conocer su comportamiento y sus necesidades para ofrecerle una vida digna. Te explicamos lo que necesitas saber para convivir con estos reptiles y evitar sustos.
Escrito por Diana Oliver, Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana

Especies de serpientes más comunes como mascotas

Existen más de tres mil especies distintas de serpientes alrededor del mundo. Las hay venenosas y no venenosas, terrestres y acuáticas, más grandes y más pequeñas, pero todas tienen una serie de características que las definen: son carnívoras, su lengua es bífida, no tienen patas, y su cuerpo flexible y con gran capacidad de movilidad está recubierto de escamas; escamas que forman parte de una piel que mudan según van creciendo.

Por lo general, la mayoría de las especies de serpientes se reproducen a través de la puesta de huevos. Sin embargo, algunas serpientes lo hacen de una manera diferente: en vez de a través de la puesta externa de huevos, lo hacen reteniendo los huevos en su interior hasta que las crías están preparadas para vivir de manera autónoma.

No todas las especies de serpientes son aptas como mascotas, incluso está prohibido tener en casa determinados ejemplares, y otras no son nada recomendables. El veterinario especializado en animales exóticos Miguel Gallego nos aconseja “las falsas corales (Lampropeltis triangulum) y la pitón real (Python regius)”. Por su parte, Jordi Aguiló, experto en mascotas exóticas de Tot Exotics, añade que, junto a ellas, otra de las especies más adecuadas para tener en casa suelen ser “las serpientes del maizal (Elaphe guttata)”. En definitiva, serpientes fáciles, de carácter dócil y tranquilo, que con unos cuidados adecuados podremos mantener durante muchos años.

No compres serpientes venenosas ni muy grandes

Ambos expertos inciden también en la importancia de no llevar a casa especies de serpientes venenosas (en muchos países totalmente prohibidas), pero tampoco las que superen los dos kilos de peso en edad adulta. Esto, según Jordi Aguiló, es debido a que “el peligro de las especies no venenosas viene condicionado muchas veces por el tamaño del animal; una serpiente grande con un cuidador poco experimentado puede llegar a ser muy peligrosa”. Por ello, recomienda empezar con “serpientes de pequeño tamaño para principiantes”.

Importante también pensar en especies cuya alimentación sea lo más simple posible. Dependiendo del tamaño, hay serpientes que pueden ser alimentadas con un ratón o una rata pequeña cada varios días; normalmente, cada siete o catorce días. Y, por supuesto, cuando las alimentemos debemos mantener las manos fuera del terrario para evitar mordiscos innecesarios que, aunque no sean peligrosos, pueden ser muy dolorosos.

Actualizado: 12 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Diana Oliver

Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana
Diana Oliver

PUBLICIDAD

Salud en cifras

3%
de los propietarios de una vivienda en alquiler admite que el inquilino tenga una mascota
'Fuente: 'Portal inmobiliario Idealista’ '

PUBLICIDAD