PUBLICIDAD

Salud al día
Ascitis
Un abdomen prominente que no se debe a obesidad, gases o embarazo, puede estar asociado a una ascitis o acumulación de líquido en la cavidad abdominal. Conoce las causas de este problema y cómo abordarlas.
Escrito por Dra. Sari Arponen, Especialista en Medicina Interna y enfermedades infecciosas del Hospital Universitario de Torrejón

Qué es la ascitis

Hombre con ascitis

La ascitis suele ser el reflejo de una enfermedad grave que hay que diagnosticar y tratar cuanto antes.

La ascitis es la acumulación de líquido en la cavidad peritoneal dentro del abdomen. El término ascitis viene del griego askos que significa bolsa o saco. En condiciones normales los hombres no tienen nada o muy poco líquido en la cavidad abdominal, pero las mujeres pueden tener hasta 20 ml según la fase del ciclo menstrual en la que se encuentren. En los pacientes con ascitis esa cantidad mínima está multiplicada, llegando a 10, 15, o más litros, en los casos extremos de ascitis masiva.

La ascitis se produce por la retención de agua y sal en el cuerpo, con un acúmulo importante  dentro del abdomen, aunque también influyen las proteínas en sangre y en el líquido. El vientre va aumentando de tamaño cada vez más, hasta que la persona afectada presenta un abdomen distendido, como el de una embarazada al final de la gestación. Es una situación muy molesta, y además antiestética, que hace que algunas personas con ascitis masiva se sientan estigmatizadas.

Su causa más frecuente es la cirrosis hepática, que a su vez puede tener múltiples orígenes, aunque las más frecuentes son la cirrosis de origen alcohólico y la producida por las hepatitis B y C. Hay otras muchas enfermedades que la pueden producir, como algunos tumores, ciertas enfermedades infecciosas, enfermedades ginecológicas, problemas renales, y otras más raras como algunos procesos autoinmunes.

Siempre que aparece una distensión abdominal –que no se debe a gases u obesidad– que se mantiene en el tiempo, hay que consultar con el médico cuanto antes, porque la ascitis nunca es normal y suele ser el reflejo de una enfermedad grave que hay que diagnosticar y tratar cuanto antes. Muchas de estas patologías podrán mejorar con un tratamiento adecuado, pero si éste se demora, las consecuencias pueden ser catastróficas.

Las pruebas básicas para diagnosticar la ascitis son la analítica de sangre, la ecografía abdominal y el análisis del líquido ascítico. Con estas pruebas iniciales y lo que cuenta el paciente, en la mayoría de las ocasiones se puede dilucidar la causa de la ascitis. Es frecuente que ante un primer cuadro de ascitis haya que ingresar en el hospital para realizar el estudio y el tratamiento inicial.

Actualizado: 12 de Julio de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Dra. Sari Arponen

Especialista en Medicina Interna y enfermedades infecciosas del Hospital Universitario de Torrejón
Dra. Sari Arponen

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

87.000
personas con enfermedad de Chagas puede haber en España
'Fuente: 'Informe Una batalla por la salud de todos: El liderazgo de España en la lucha contra el Chagas, del Instituto de Salud Global (ISGlobal)''