PUBLICIDAD

Dieta y nutrición
Drunkorexia: dejar de comer para beber alcohol
Los principales afectados por la drunkorexia son jóvenes preocupados por mantenerse delgados que no quieren renunciar al consumo de bebidas alcohólicas para divertirse, la solución: no comer.
Escrito por Adriana Hernández, Periodista experta en nutrición y vida sana

Qué es la drunkorexia

Drunkorexia

La drunkorexia es un 'nuevo' problema alimentario, que afecta principalmente a chicos y chicas jóvenes demasiado preocupados por su imagen, obsesionados por mantenerse delgados y dar la talla en las redes sociales, que les gusta salir de fiesta pero no quieren renunciar al consumo de bebidas alcohólicas para divertirse, un producto que puede chafar sus planes de no engordar. La solución: no comer.

Querer tener las medidas perfectas unido a la supuesta aceptación social que tiene para los adolescentes tomar una copa son las bases sobre las que se sustenta este nuevo desorden alimentario. Conocido también como alcohorexia o ebriorexia, aunque lo de menos es el nombre, drunkorexia es un término no oficial que deriva de la palabra inglesa drunk (bebido o ebrio) y del sufijo griego –orexia (apetencia).

Con la llegada de los fines de semana, las vacaciones o los periodos de fiesta, los jóvenes aprovechan para salir y beber alcohol como una forma más de diversión. En este punto, algunos de ellos (principalmente las chicas) empiezan a preocuparse por su físico y las consecuencias que les deja el alcohol en su figura por las altas cifras de calorías que aporta (entre 100 y 200 según la bebida). El dilema que se plantean entonces es ¿renuncio a beber? o ¿bebo a pesar de que engorda?

Fruto de la inconsciencia y del capricho de la edad, los jóvenes se decantan por algo mucho peor: ni una cosa ni la otra, es mejor dejar de comer para poder seguir bebiendo. Esto que parece tan raro no lo es si lo extrapolamos a otro contexto. Seguro que has oído a alguien que prefiere comer lo mínimo para permitirse ese postre que tanto le gusta o decide saltarse alguna comida para compensar una comida anterior. Es el mismo discurso, aunque mucho más preocupante: en este caso lo que se ha consumido en exceso no es comida, sino alcohol.

Según los expertos, podríamos estar ante un caso más grave que la anorexia, ya que se hace un consumo desmedido de alcohol en un cuerpo que prácticamente está desnutrido y esto conlleva negativas consecuencias para la salud, que van desde irritabilidad a problemas gastrointestinales y dentales, daño hepático o incluso una mayor pérdida de cabello.

Actualizado: 25 de Mayo de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD