PUBLICIDAD

Tercera edad
Baño adaptado a las personas mayores
El baño es la estancia de la casa donde más caídas se producen en personas mayores, y una mala accesibilidad puede dar lugar a la falta de higiene. Te explicamos cómo debes reformarlo o adaptarlo para evitar accidentes.
Escrito por Marina García, Periodista, experta en salud y tercera edad

Por qué es necesario adaptar el baño de los mayores

Para cualquier persona un cuarto de baño pequeño en el que es difícil moverse, con un suelo deslizante, o una bañera alta en la que no es fácil entrar y salir, constituyen un problema, e incluso un peligro; pero si se trata de un adulto mayor, que además puede tener falta de movilidad y de equilibrio, o necesita un soporte de apoyo o la ayuda de otra persona para desplazarse, la probabilidad de que sufra un accidente aumenta. Para prevenirlo es necesario realizar cambios en el baño, o una reforma en determinados casos, para que la persona mayor lo pueda usar con comodidad y sin riesgos.

Por qué es necesario adaptar el baño de los mayores

El baño es una de las habitaciones del hogar que más usamos y por eso es tan importante que se adapte a nuestros gustos, necesidades, y características. A esto hay que añadir que las acciones y maniobras que realizamos en dicha estancia requieren de un espacio amplio y una superficie segura para evitar accidentes, como ocurre cuando el suelo está mojado, la bañera es muy alta, o la ducha no es antideslizante. Situaciones como estas son auténticos obstáculos para una persona mayor y pueden ocasionar:

  • Caídas: según datos del Instituto Gerontológico de España, más del 30% de las personas mayores de 65 años se caen al menos una vez al año; porcentaje que aumenta al 50% entre los que han superado los 85 años. Una caída a esta edad puede provocar la rotura de huesos, contusiones graves, y complicaciones irreversibles, lo que a su vez aumenta el grado de inseguridad y de dependencia del mayor. Además, las caídas son una de las principales causas de muerte por accidente.
  • Falta de higiene: si una persona mayor no se encuentra cómoda en su baño, le da miedo meterse en la ducha, o no puede entrar con unas muletas, y tampoco tiene a nadie que le ayude, comprensiblemente dejará de usar el aseo con la frecuencia necesaria, lo que conllevará una falta de higiene y problemas de salud asociados.
  • Dependencia: cuando el baño no reúne las condiciones adecuadas es muy probable que el mayor necesite la ayuda de otra persona, lo que origina su dependencia; pero el problema va a más si ese baño es muy pequeño y no permite que estén las dos personas dentro, o no se puedan mover cómodamente.

Actualizado: 14 de Octubre de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Marina García

Periodista, experta en salud y tercera edad
Marina García

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

35
ensayos clínicos para evaluar fármacos contra el alzhéimer se pondrán en marcha en los próximos cinco años
'Fuente: 'Organización UsAgainstAlzheimer’s''