PUBLICIDAD

Bebés y niños
Pubertad precoz
El inicio de la pubertad no suele producirse hasta los 8-9 años, sin embargo, algunos niños desarrollan precozmente sus características físicas y sexuales. Conoce las complicaciones asociadas a este fenómeno.
Escrito por Dra. María Teresa Romero Rubio, Pediatra

Qué es la pubertad precoz, signos y síntomas

La pubertad es uno de los periodos más importantes en la vida de cualquier individuo, ya que marca la transición entre la infancia y la edad adulta, y se caracteriza por distintos cambios madurativos, tanto sexuales como psíquicos, que dan lugar finalmente a un ser adulto con capacidad para reproducirse. Conlleva una serie de alteraciones hormonales que dan lugar a los caracteres sexuales secundarios, y a un aumento de la velocidad de crecimiento hasta llegar a la talla final y a la madurez reproductiva. En la práctica, comienza cuando se empiezan a advertir cambios físicos en el que hasta ese momento era sólo un niño: brote de vello en axila y pubis, aumento de los senos, cambios en la voz, crecimiento acelerado…

Aunque existe una cierta variabilidad entre la edad de inicio de la pubertad en distintos grupos raciales, lo habitual es que en las niñas ocurra entre los 8 y 13 años, y en los niños algo más tarde, entre los 9 y 14 años, y actualmente se considera pubertad precoz a la que se inicia antes de los 8 años en niñas y 9 años en los niños

Hay que diferenciar dos situaciones:

  • Pubertad precoz adelantada: consideramos la pubertad adelantada cuando se inicia entre los ocho y nueve años en las niñas, y entre los nueve y 10 años en los niños. En realidad, sería el extremo de la pubertad normal y, por tanto, no se considera patológico.
  • Pubertad precoz verdadera: es aquella que se inicia antes de los ocho años en niñas y los nueve años en los niños.

Signos y síntomas de la pubertad precoz

Los signos físicos que veremos en los niños y niñas con pubertad precoz son los propios del inicio de la pubertad, pero con la diferencia de que se producen antes de tiempo:

  • En las niñas: aumento de las mamas (también llamado telarquia), aparición de vello púbico y axilar (pubarquia), e inicio de la menstruación (menarquia).
  • En los niños: cambios en la voz, que se vuelve más grave, aparición de vello genital, corporal y facial (generalmente en el labio superior), y aumento del tamaño de los órganos sexuales.

Algo común a niños y niñas será la aceleración del crecimiento, por lo que durante esta época son los más altos de su clase. Sin embargo, esto es un espejismo, ya que los cambios hormonales también hacen que la parte del hueso desde donde éstos crecen (la epífisis) también se cierre antes de tiempo. Por ello, si no se inicia tratamiento, la pubertad precoz tiene como consecuencia una talla adulta mucho más baja que la media. Son niños que inicialmente parece que van a ser muy altos pero que luego se quedan bajitos porque su crecimiento se detiene también antes de tiempo.

Por otra parte, los niños se sentirán psicológicamente afectados al verse tan diferentes de sus otros compañeros del colegio, lo que mina su autoestima y les hace mostrarse tristes y avergonzados.

Los padres deben estar alerta ante la aparición de estirones antes de tiempo, que pueden ser la primera manifestación de la pubertad precoz. En las niñas los cambios son más obvios y fáciles de detectar, pero no es así en el caso de los niños. Por ello es muy importante no faltar a los controles rutinarios de salud del pediatra, que valorará todos los síntomas que conforman la pubertad precoz. Por ejemplo, el tamaño de senos, testículos, y grado de vello corporal, está codificado en una escala que el pediatra medirá para comprobar si es o no normal para su edad.

Actualizado: 28 de Noviembre de 2016

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Entrevista con el experto

Silvia Gutiérrez

Silvia Gutiérrez es diplomada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad de Barcelona (CESNID), Dietista-Nutricionista Colegiada por CoDiNuCat experta en alimentación infantil, embarazo y lactancia, y en restauración colectiva.

Silvia Gutiérrez

Dietista-nutricionista experta en alimentación infantil y menús escolares
“El principal motivo por el que ha aumentado la obesidad infantil es la falta de información y formación en el seno de las familias, que no suelen saber distinguir qué es saludable y qué no lo es, unido a hábitos de vida cada vez más sedentarios”

PUBLICIDAD

Salud en cifras

30%
de los niños padece algún tipo de dolor crónico
'Fuente: 'Jordi Miró, director de la Cátedra de Dolor Infantil Universidad Rovira i Virgili-Fundación Grünenthal''