PUBLICIDAD

Bebés y niños
El destete del bebé
Resolvemos tus dudas sobre cuándo y cómo dejar de dar el pecho a tu hijo, y te ofrecemos estrategias para iniciar el destete de manera gradual, evitando cambios bruscos que puedan afectar emocionalmente al bebé.
Escrito por Dra. María Teresa Romero Rubio, Pediatra

Cuándo iniciar el destete

Las madres que amamantan a sus bebés suelen tener dudas sobre el destete, es decir, cuándo y cómo dejar de dar el pecho. La OMS, UNICEF y la Asociación Española de Pediatría recomiendan la alimentación mediante lactancia materna exclusiva y a demanda durante los seis primeros meses de vida, porque la leche materna es el mejor alimento para el bebé, ya que su composición es óptima para satisfacer sus requerimientos nutricionales e inmunológicos.

A partir de los seis meses es necesario complementar la dieta para conseguir un balance nutricional completo con una introducción progresiva del llamado beikost o alimentación complementaria (cereales, verduras, frutas, carne, etcétera). Esto no significa, sin embargo, que la lactancia materna deba eliminarse de inmediato a los seis meses, sino que a partir de entonces puede prolongarse hasta los dos años o más en combinación con otros alimentos, sin establecerse ningún límite rígido y concreto sobre cuándo debe retirarse por completo, ya que cada madre y cada niño son diferentes. Debes ser tú, por lo tanto, la que decidas cuándo iniciar el destete dependiendo de las circunstancias, pero te ofrecemos algunas pautas que te ayudarán en este proceso.

Qué es el destete

El destete es el proceso progresivo por el cual se sustituye la lactancia materna exclusiva por otras fuentes de alimentación, hasta que ésta llega a retirarse por completo. Es por tanto un procedimiento gradual, nunca brusco, que puede durar meses e incluso años. Se inicia con la introducción del primer biberón de leche artificial o papilla de cereales, y termina cuando deja de darse leche materna por completo.

Es muy importante recordar que la lactancia materna no es solo un proceso puramente alimentario, sino que forma parte del especial vínculo que se crea entre madre e hijo. Como recuerda el pediatra Carlos González, uno de los mayores expertos en lactancia materna de nuestro país, “el pecho no es sólo comida, sino también cariño, contacto, consuelo, relación humana…” .

Por tanto, no se trata únicamente de sustituir nutrientes y calorías, sino que la retirada progresiva del pecho implica introducir otros medios de ofrecer cariño, calor y consuelo para el niño: leerle más cuentos, cantarle canciones, pasar más tiempo jugando con él…

Actualizado: 11 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

x10
se ha multiplicado en 40 años el número de niños y adolescentes obesos en el mundo
'Fuente: 'Imperial College London y la Organización Mundial de la Salud (OMS)''