PUBLICIDAD

Bebés y niños
Campamentos de verano para niños
Te proponemos diferentes opciones de campamentos de verano con las que tus hijos disfrutarán de sus vacaciones al tiempo que aprenden y socializan con otros niños. Conoce las claves para escoger bien.
Escrito por Inma D. Alonso, Periodista experta en salud y bienestar

Beneficios de los campamentos de verano

Campamento de verano para niños

Los campamentos de verano son una oportunidad perfecta para que los niños aprendan valores muy importantes y desarrollen sus habilidades sociales.

Llega el verano y con él el momento más esperado del año para los más pequeños de la casa: las vacaciones. Tienen por delante algo más de dos meses de juegos y diversión, pero para los papás que trabajan fuera de casa no siempre es fácil compaginar sus horarios laborales y las vacaciones de sus hijos. Además de recurrir a los abuelos, te proponemos diferentes opciones de campamentos de verano con las que tus hijos disfrutarán de sus vacaciones al mismo tiempo que aprenden y socializan con otros niños.

Beneficios en el desarrollo y habilidades sociales

Sin duda, los campamentos de verano son una oportunidad perfecta para que los niños aprendan una serie de valores muy importantes para su día a día y para que desarrollen sus habilidades sociales, ya que durante el tiempo que duran –desde un fin de semana a un mes– estarán fuera de su entorno habitual y tendrán que relacionarse con otros niños sin contar con sus padres o las personas que normalmente componen su entorno más cercano.

A través de las diferentes actividades que ofrecen, el niño madurará y mejorará su capacidad de comunicación, ya que tendrá que expresarse por sí solo para manifestar sus necesidades, aprenderá también a trabajar en grupo y, con ello, a convivir, a escuchar las opiniones de los demás y a respetarlas.

¿A partir de qué edad apuntarles al campamento?

Además, del tipo de actividad que realicen, hay una cuestión que es indispensable a la hora de matricularlos en un campamento o en otro, nos referimos a la edad de los niños. Piensa que no se trata de colegios o de guarderías, sino que son centros en los que se realizan numerosas actividades para las que en muchas ocasiones requieren que los niños tengan una edad mínima, aunque siempre sean supervisadas por monitores especializados.

Por lo general, la matriculación en los campamentos de verano es a partir de los cuatro o cinco años, aunque ya hay algunos centros que admiten niños de tres años. Así que si tus hijos son menores de esa edad, lo más probable es que tengas que recurrir a una guardería o centro infantil y esperar al próximo verano para inscribirlos en un campamento.

Actualizado: 26 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD