PUBLICIDAD

Bebés y niños
Con tu bebé a la playa
Este verano por fin llevas a tu pequeño a disfrutar del mar. Para que las vacaciones sean redondas ten en cuenta los peligros que hay que evitar, las recomendaciones básicas para el sol, qué comida llevar…
Escrito por Alhelí Quintanilla, Periodista especializada en infancia y embarazo

El primer baño en el mar del bebé

Una pareja con su bebé a la orilla del mar

El primer día de playa basta con un remojón rápido para refrescar al bebé; después, puedes prolongar los baños de 15 a 20 minutos.

La brisa marina le abrirá el apetito y le ayudará a dormir mejor por la noche, caminar por la arena favorecerá su circulación y la formación del arco plantar, los baños en el mar le tonificarán y fortalecerán sus músculos… estos son algunos de los milagros que la playa obrará sobre tu bebé, sin olvidar el principal ¡os lo pasaréis genial!

Eso sí, ten paciencia y espera a llevarle mejor a partir de que cumpla el año, cuando es menos probable que se queme, se deshidrate, o sufra algún contratiempo. Y, por supuesto, todas las actividades relacionadas con tu bebé, la playa y el mar, con moderación.

El primer baño del bebé en el mar

Antes de meterle en el mar por primera vez siéntale en la orilla a jugar, para que vaya cogiendo confianza y se moje con las olas. Después, cógele por los brazos firmemente y meteos un poquito más adentro. No le transmitas miedo o inseguridad, porque lo notará y no querrá seguir con su aventura marinera.

El primer día basta con un remojón rápido para refrescarle, después, puedes prolongar los baños de 15 a 20 minutos. Si el niño no quiere, no insistas, puede ser contraproducente. Si por el contrario, es de los que aprecian los chapuzones, sepárate un poco de él, aunque sin soltarle.

Actualizado: 3 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD